La economía augura una mala Navidad para Santa Claus

COLUMBIA, Carolina del Sur(AP). Algunos de los niños que se sientan este año en las piernas de Santa Claus, o más bien de Santa Joe, están pidiendo algo más que los acostumbrados muñecos de felpa o juegos de video.

Varias veces le han pedido a Joe Jackson, el hombre bajo la barba blanca, que le dé a papá un empleo o a mamá dinero para recuperar su casa.

"Detrás de la barba ve uno cosas que nadie más verá o escuchará jamás. Algunos niños me han destrozado literalmente el corazón", dijo Jackson, caracterizado por 19na Navidad seguida para las fiestas privadas y públicas en la zona norte del estado.

La caída de la economía ha hecho que familias de todo el país enfrenten una de las más complicadas navidades de los últimos años. Eso significa que Santa Claus, el amigo fiel de muchos menores de 10 años, escuchará pedidos muy diferentes de lo acostumbrado.

"Los niños tienen mucha confianza en Santa. Y son muy abiertos con él. Le dicen cosas que generalmente no tratarían con otra persona. Y generalmente le piden a Santa que arregle las cosas. Ellos saben que es alguien que puede conceder deseos", dijo Timothy Connaghan, de Riverside, California, quien ha usado el traje de color rojo durante 40 años y ha capacitado a mas de 1,00 émulos del gordito de rojo en todo el país, gracias a su escuela "School 4 Santas".

El ayuda a los aspirantes a seguir los pasos de Santa Claus. Una vez vestidos con el traje, los "ayudantes" de Santa no pueden prometerle a nadie un nuevo empleo o que sus sueños de Navidad serán realidad, "sino que pueden decir que las cosas siempre mejorarán", dijo Connaghan.

Y no son solamente los niños los que necesitan de una dosis del optimismo de Santa. Una encuesta de la empresa Gallup dada a conocer a inicios de mes señala que los consumidores van a emplear 150 dólares menos de lo acostumbrado esta Navidad con respecto a la del año pasado. El promedio de 616 dólares por persona es el menor desde que la empresa empezó a realizar encuestas sobre el tema desde hace una década.

En el centro comercial Columbia Place Mall, de Carolina del Sur, los vendedores están tratando de responder a la situación entregando miles de libretas con cupones. Y aunque la temporada navideña, tradicionalmente llena de apuros, no comienza sino hasta la siguiente semana, incluso el Santa Claus de la tienda, esperando a algún chiquillo en su cómodo sillón, se ha dado cuenta de que la gente está comprando menos.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes