La eurozona pide una vigilancia más estricta de Grecia

BRUSELAS (AP). Los países que usan el euro quieren poner a Grecia bajo una supervisión más estricta a cambio de un paquete de rescate de 130.000 millones de euros (170.000 millones de dólares), aun cuando Atenas cumplió el miércoles con varias exigencias clave.

Luego de una conferencia telefónica que se extendió por tres horas y media, los ministros de Finanzas de las 17 naciones de la zona euro recibieron con agrado las sólidas garantías de que el país había logrado otros 325 millones de euros en recortes, adicionales a las medidas de austeridad ya acordadas.

Los ministros también acogieron con entusiasmo la noticia de que los líderes de los dos partidos políticos que componen el gobierno de coalición griego implementarán los recortes y las reformas a que se han comprometido incluso después de las elecciones programadas para abril.

No obstante, como muestra de la profunda desconfianza que existe _en especial entre las naciones ricas como Alemania, Holanda y Finlandia_, el primer ministro de Luxemburgo, Jean-Claude Juncker, dijo que deben establecerse mejores mecanismos de supervisión antes de aprobar nuevas ayudas.

"Se requieren mayores consideraciones referentes a mecanismos específicos para fortalecer la supervisión de la implementación del programa y para asegurar que se le da prioridad al servicio de deuda", dijo Juncker, quien preside las reuniones de los ministros de Finanzas.

La declaración parecía ser una referencia a una propuesta franco-germana para establecer una cuenta, separada del presupuesto general de Grecia, que estaría dedicada al pago de la enorme deuda griega. No se sabe con precisión si esta cuenta sólo manejaría dinero del rescate o si también podrían canalizarse a ella ingresos del gobierno.

Dicha cuenta le daría a la eurozona más control sobre lo que Grecia hace con su dinero, luego de que el país incumplió reiteradamente metas presupuestales, de reforma y de privatización en los últimos dos años. No obstante, constituiría una interferencia inédita en los asuntos fiscales de un Estado soberano en Europa.

Los ministros de Finanzas realizaron su conferencia telefónica en momentos en que algunos países dudan que el nuevo rescate, adicional a uno por 110.000 millones de euros otorgado en mayo de 2010, pueda salvar a Grecia.

Aun así, a pesar de los rumores de que el rescate podría aplazarse hasta después de las elecciones, Juncker dijo que espera que los ministros "puedan tomar todas las decisiones necesarias" en su reunión próxima del lunes.

Grecia tiene poco tiempo para afianzar el paquete de rescate porque se arriesga a no poder cubrir 14.500 millones de euros en bonos que vencen a finales de marzo.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes