Que lejos quedaron los tiempos de la dolce vita en Italia

MILAN ( AP). Los italianos disfrutaron mucho tiempo de la dolce vita... hasta que se tropezaron con la dura realidad.

La prosperidad de posguerra permitió que cientos de miles de trabajadores se jubilasen con todos los beneficios antes de cumplir los 50 años. Hubo excesos en el gasto público, que dieron lugar a una enorme burocracia y a una clase política que consume la mitad de la riqueza generada por el país todos los años. Los italianos no esperan mucho del estado y no dudan en evadir los impuestos a la hora de hacer arreglos en la casa, ir al dentista o pagar un cappuccino.

Pero llegó la hora de pagar décadas de excesos y el precio para salir de la crisis derivada del endeudamiento descontrolado es mucho más de lo que se esperaba.

Silvio Berlusconi, el tenaz primer ministro que ha sobrevivido a numerosos escándalos sexuales y juicios por corrupción para encabezar tres gobiernos desde 1994, está perdiendo las riendas del poder y no parece tener la fuerza necesaria para llevar adelante las reformas necesarias.

Durante la reciente cumbre de Francia pidió al Fondo Monetario Internacional que supervisase las reformas, una actitud humillante para un país con la séptima economía más grande del mundo.

La crisis regional ya hace que se tambaleen tres gobiernos --los de Irlanda, Portugal y España, donde en dos semanas habrá elecciones anticipadas-- y tiene a Grecia luchando por formar un gobierno de unidad. Muchos creen que Italia es el próximo.

" La era de Berlusconi se acerca a su fin", proclamó a principios de noviembre Ferruccio de Bortoli, editor del diario Corriere della Sera. "Se arriesga a arrastrar a su partido, que debería empujarlo a renunciar, y, sobre todo, al país entero".

Los conflictos del gobierno reflejan el creciente malestar en torno a la incertidumbre financiera que agobia al país.

Los italianos no se repusieron de la crisis financiera del 2008, que hizo perder el trabajo a mucha gente, y toman medidas de austeridad que afectan la confianza del consumidor. El gran temor es que si Italia, que tiene una deuda de 1,9 billones de euros (2,62 billones de dólares) entra en mora, arrastre en su desgracia a la eurozona, si no al mundo entero.

" Los jóvenes somos los que pagamos el precio más caro, los que pagamos los paltos rotos de la crisis", declaró el sábado Giuseppe Muscanera, un maestro de Bologna, durante una manifestación opositora en Roma en la que se pidió el relevo de Berlusconi.

El gran temor es que Italia se vea obligada a pedir ayuda para saldar su cuantiosa deuda. La eurozona probablemente no esté en condiciones de hacerlo e Italia podría entrar en mora, con consecuencias imprevisibles para la eurozona y el mundo.

A lo largo de la última década, Italia salió adelante con un gran endeudamiento público y un limitado crecimiento, sin que sonasen señales de alarma. A diferencia de su gobierno, los italianos ahorran bastante y la mayoría son propietarios de sus viviendas. Eso evitó que sufriese la crisis inmobiliaria que golpeó a otras economías, incluida la de España.

A diferencia de muchos países de la eurozona, Italia no tuvo que salir al rescate de sus bancos durante la crisis mundial del 2008, porque no habían corrido excesivos riesgos con sus políticas de préstamos.

Pero la deuda soberana contraída en los dos últimos años cambió todo.

El gobierno de Berlusconi, cada vez más dividido, soporta intensas presiones para que tome determinadas medidas con el fin de equilibrar el presupuesto y fomentar el crecimiento, que es la única forma de reducir la deuda pública.

Numerosos políticos italianos se quejan de que Italia renunció a su soberanía al aceptar recomendaciones que vienen de afuera, pero los economistas, la gente común e incluso el respetado presidente octogenario Giorgio Napolitano ven con buenos ojos la intervención extranjera, que consideran una garantía de que se hará lo necesario para salvar el euro y mantener al país en la Unión Europea.

Berlusconi no fue capaz de imponer medidas de emergencia que entrarían en vigor de inmediato, tras lo cual propuso una legislación que contempla un voto de confianza en dos semanas. Si lo pierde, debe renunciar.

La nueva iniciativa incluye un plan para vender bienes del gobierno, que generaría unos 5,000 millones de dólares anuales por los próximos tres años; también contempla concesiones impositivas para estimular la creación de puestos de trabajo para los jóvenes y readmitir a las mujeres en la fuerza laboral. La tasa de desempleo entre los jóvenes es del 29% y solo el 48% de las mujeres tiene trabajo.

Berlusconi se comprometió asimismo a elevar la edad de la jubilación hasta los 67 años, propuesta que es muy resistida por sus propios aliados de la Liga del Norte.

El futuro es incierto ya que hay poderosos sectores que pueden resistirse al cambio.

Los sindicatos cuestionan el plan del gobierno de modificar las leyes laborales para que resulte más fácil despedir a los empleados que no rinden.

Varios miembros leales del partido Pueblo de la Libertad se han pasado a la oposición y le piden que forme un gobierno más amplio, capaz de sacar adelante las reformas sin necesidad de que se convoquen elecciones adelantadas.

" No sé cuantos días o semanas (de vida) tiene este gobierno. Está claro que una mayoría de muy pocos votos no puede seguir por mucho tiempo", declaró Guido Crosetto, legislador del partido de Berlusconi.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes