El presidente del Eurogrupo se muestra sereno por los bancos italianos

El presidente del Eurogrupo, Jeroen Dijsselbloem, se mostró sereno este lunes sobre la situación de los bancos italianos, estimando que no se trataba de una "crisis aguda".

"No es una crisis aguda y, por consecuente, nos deja un poco de tiempo para sacar las cosas en claro", declaró Dijsselbloem, también ministro de Finanzas de Holanda, al llegar a una reunión ministerial en Bruselas.

"Mientras las autoridades en Italia y los dirigentes bancarios hablen de manera constructiva, pienso que debemos dejarles el tiempo para hacerlo", dijo.

El sector bancario italiano, con más de 700 entidades, causa preocupación desde hace varios meses por sus problemas de capitalización y un stock de 360.000 millones de euros de deuda dudosa, heredados de tres años de recesión.

La situación se agravó con la sorpresa que generó el Brexit, pues los inversores lanzaron ventas masivas de títulos de bancos italianos.

Para sostener el sistema bancario, el gobierno italiano quería implementar un plan de ayuda. Se baraja la posibilidad de aumentar el capital a título preventivo, con una garantía pública.

Pero desde el 1 de enero, según las nuevas reglas europeas, el rescate de un banco debe hacerse primero con la contribución de los accionistas, acreedores y ahorristas de más de 100.000 euros, para no utilizar el dinero público.

Este sistema de rescate fue elaborado luego de la crisis financiera de 2008 para evitar que los rescates se hicieran con dinero público.

Las negociaciones con Bruselas se desarrollan de manera "positiva", avanzan y siguen, afirmó el ministro de Finanzas italiano, Pier Carlo Padoan, al llegar a la reunión.

El objetivo del gobierno es "proteger a los ahorristas", explicó. Interrogado por varios periodistas precisó que los bancos italianos no estaban en la agenda de la reunión ministerial de la zona euro de este lunes ni la de ministros de Finanzas de la UE del martes.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes