Las cinco razones del pánico en los mercados

PARÍS ( AFP). La extrema ansiedad que agita actualmente a los mercados se debe a una conjunción de factores macroeconómicos que espantan a los inversores y crean un clima de pánico en los parqués mundiales.

Estos son los principales motivos:

LA DEUDA COLOSAL DE ESTADOS UNIDOS, CUYA NOTA FUE DEGRADADA POR S&P:La primera economía mundial acumula una deuda colosal de 14,3 billones de dólares y un déficit anual de 1,6 billones de dólares.

El presidente Barack Obama logró arrancar un acuerdo in extremis con sus adversarios republicanos el 2 de agosto que evitó la suspensión de pagos y por lo tanto la bancarrota del país.

Pero el compromiso fue juzgado insuficiente por la agencia de calificación Standard and Poor's (S&P) debido sobre todo a las concesiones hechas a los republicanos, opuestos a toda subida de impuestos.

S&P degradó en consecuencia el 5 de agosto la nota de Estados Unidos, juzgado hasta entonces un prestatario de primera clase (AAA).

Las bolsas mundiales se desplomaron, aunque paradójicamente, la confianza de los inversores en la capacidad de Washington de devolver su deuda se mantuvo intacta: los intereses de sus bonos permanecieron estables.

EUROZONA: TRAS GRECIA, IRLANDA Y PORTUGAL, ITALIA Y ESPAÑA EN EL PUNTO DE MIRA:Los mercados temen un contagio de la crisis de la deuda soberana a Italia y España, que representan el 30% del Producto Interior Bruto (PIB) de la zona euro. Los bonos de ambos países marcaron récords históricos la semana pasada.

La inquietud está alimentada por la complejidad de los últimos acuerdos alcanzados por la Eurozona para frenar la crisis y por la demora en aplicarlos, ya que deben ser ratificados a nivel nacional por los 17 países miembros.

Principalmente, el plan prevé dotar al fondo de rescate de la Eurozona de la facultad de comprar bonos de los países en apuros en los mercados secundarios.

UNA RESPUESTA POLITICA JUZGADA INSATISFACTORIA:Las divisiones y los enfrentamientos entre demócratas y republicanos, a poco más de un año de las elecciones presidenciales en Estados Unidos, alimentaron el escepticismo de los inversores en cuanto a la capacidad de los dirigentes para tomar las decisiones necesarias frente a la crisis.

En la Eurozona, resulta inquietante para los mercados la falta de unidad entre los gobiernos y la resistencia de Alemania a dar su brazo a torcer a la hora de poner más dinero sobre la mesa para ayudar a sus socios.

EL MIEDO A UNA RECESION:Los gobiernos occidentales se comprometieron a aplicar importantes programas de austeridad para reducir su deuda, lo que, según muchos economistas, impedirá mantener y potenciar la senda del crecimiento.

Las últimas previsiones económicas para Estados Unidos y Europa contribuyen a agitar los ánimos y los mercados temen una nueva recesión mundial, pese a que algunos expertos hablan de una "ralentización", gracias a la buena marcha de China e India.

LAS PERSPECTIVAS DE LAS EMPRESAS, REVISADAS A LA BAJA:Aunque los resultados del primer semestre son más bien positivos, los grandes grupos mundiales se mantienen muy prudentes sobre las perspectivas para la segunda mitad del año.

Muchas empresas industriales exportadoras y las sociedades de materias primas están revisando sus previsiones a la baja, provocando la caída de sus acciones en las bolsas.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes