No solo regale rosas en San Valentín: cómaselas también

QUITO (AP). La mejor manera de festejar el Día de los Enamorados para la quiteña Tatiana Coba es con una cena que incluya platos preparados con pétalos de rosa. "No hay cosa más romántica", dijo.

"Comer rosas es romantiquísimo, lo más romántico que puedo imaginar para San Valentín", afirmó a la AP.

Las flores comestibles son una antiquísima tradición de numerosas culturas y parece estar cobrando popularidad nuevamente, sobre todo en restaurantes finos.

En esta capital, el restaurante Zazu ofrece esa posibilidad culinaria, que cuenta una creciente demanda de platos con pétalos de rosa "desde hace dos años, cuando empezamos a ofrecer esa alternativa", señaló el chef peruano de ese restaurante, Alexander Lau.

El Bulli, restaurante español que fue considerado el mejor del mundo en el 2009, ordenó hace seis meses rosas orgánicas ecuatorianas para incluirlas en sus exclusivos platos, que únicamente pueden ser degustados tras una reservación con al menos cinco meses de anticipación.

El dueño de El Bulli, el chef Ferrán Adriá, es uno de los especialistas más reconocidos a nivel mundial en la denominada cocina molecular, a la que ha incorporado esas rosas. Hace poco causó conmoción al anunciar que cerraría el restaurante por dos años para experimentar con nuevas fórmulas culinarias.

El restaurante californiano French Laundry, del afamado chef y escritor estadounidense Thomas Keller, es otro de los entusiastas de la cocina con pétalos de rosa.

John Nevado, propietario junto con su padre Ricardo de una plantación de rosas orgánicas en la serranía de Ecuador, dice que la venta de flores comestibles se quintuplicó en los últimos cuatro años y generó en el 2009 500,000 dólares anuales, comparado con los 100,000 del 2006.

Hay más de 250 especies de flores comestibles en el mundo y numerosas culturas las incorporan a sus platos desde hace miles de años. Son consideradas una forma natural de aportar sabores, olores y colores originales a los platos.

Los expertos dicen que para ensaladas y platos fríos prefieren las rosas por su sabor astringente y cierta acidez, no por el olor, y que para los postres, el olor prima sobre el sabor.

Las rosas comestibles tienen que ser orgánicas: sin ningún tipo de fertilizantes químicos, fungicidas o plaguicidas que puedan afectar la salud de las personas.

La florícola Nevado, ubicada 80 kilómetros al suroeste de Quito, enclavada en los Andes centrales de este país, ha destinado dos de sus 45 hectáreas a producir rosas orgánicas. Muestran nueve certificados ambientales, que garantizan tal condición.

El cuidado en la finca es tal que la plantación orgánica está separada por una quebrada de la convencional, además de que para el proceso de cosecha y post cosecha cuentan con instalaciones independientes.

Para el control de plagas "usamos solo cosas naturales ... usamos plantas ... insectos que matan a otros insectos y producimos hongos que matan a otros hongos maléficos", dijo John Nevado a la AP.

Durante un recorrido por la finca, expresó que "hay un boom gigantesco de lo orgánico, en los últimos seis años ... pensamos que también habría interés por una rosa orgánica, que no daña al planeta".

Agregó que "los pétalos de rosa no son solo para comida gourmet. También los centros de estética y salud los utilizan para que las piscinas, el jacuzzi tengan pétalos de rosa que no produzcan alergia, que no tengan químicos que afecten a la piel".

En Nevado Ecuador, practican con el ejemplo. En el menú del día se pudo saborear una entrada fría de pollo con vegetales, adornada de pétalos de rosas blancas, y en el postre un flan de maracuyá, en cuyo interior estaba pétalos de rosas blancas.

Lau, el chef de Zazu, afirmó a la AP que "las rosas siempre está asociadas a San Valentín (el Día de los Enamorados), entonces ofrecer en esta temporada platos que estén más enganchados al tema del Día del Amor se vende muy fácil".

"Ecuador tiene ya una imagen asociada a las flores, por lo que especialmente los extranjeros prefieren platos con rosas... eso ayuda a reforzar todo el tema y la gente reacciona muy bien", destacó.

"En San Valentín tenemos un solo menú (en el Zazu)... en el que siempre incluyo platos con rosas", añadió.

Ecuador es uno de los más importantes exportadores de flores del mundo con una venta de 600 millones de dólares al año, según Expoflores, la asociación de exportadores de flores de este país.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes