El ron se pone de moda en EU

ETIQUETAS

SAN FRANCISCO (AP). Si el enorme ancla y las luces marinas que cuelgan del techo del bar de Martin Cate Smuggler's Cove no bastasen, los barriles y el mascarón de proa montado sobre la pared deberían darle una buena pista al visitante: uno no viene aquí a tomarse un martini seco.

Cate tiene una perspectiva del mundo moldeada por el ron: ofrece más de 200 variedades de todo el mundo.

En Estados Unidos el ron está de moda y ya no es visto necesariamente como una bebida barata que se consume cuando uno es un estudiante universitario sin dinero.

"El ron es la bebida alcohólica más variada del mundo", afirma Cate. "Los hay rojos, con sabor ahumado; o más secos y de cuerpo medio; algunos son más añejos que otros. Hay rones para todos los gustos".

Algunas cosas básicas: El ron se hace a partir de la caña de azúcar, mediante fermentación, destilación y envejecimiento; se lo envejece generalmente en barriles de whisky o bourbon, que le dan un tono dorado o marrón, dependiendo del tiempo de añejamiento; hay rones blancos, dorados y oscuros. El tono oscuro indica mayor envejecimiento, aunque también se pueden usar colorantes artificiales.

Tal vez lo más importante es su doble personalidad. Puede ser usado para una borrachera rápida, pero los rones más refinados se beben lentamente, a veces con hielo, y pueden competir con los mejores cognacs y brandies.

Hay incluso vasos especiales para el ron, aunque Ed Hamilton, quien maneja el portal Ministry of Rum, dice que eso es una exageración.

"La gente me pregunta, '¿qué tipo de vaso debo usar?'. Y yo le respondo: 'Uno limpio'", comentó entre carcajadas.

No debería sorprender que el ron y su pariente cercano, el tiki bar, que vende sobre todo esa bebida, se estén poniendo nuevamente de moda.

Después de todo, el primer tiki bar, Don the Beachcomber, fue abierto en Los Angeles durante la Depresión. A Victor Bergeron, de San Francisco, le gustó tanto el bar que abrió una cadena de restaurantes especializada en ron, Trader Vic's.

Durante la década del 60, el ron estuvo medio olvidado. Cate lo atribuye a la llegada "de un tipo en traje de esmoquin que apareció en una película de espías y pidió un martini con vodka".

Ahora está de vuelta, ayudado por la preferencia por los tragos auténticos y los alimentos naturales. Cuando los canapés incluyen alitas de pollo de campo preparadas con condimentos orgánicos, no se puede beber un licor de mala muerte con una gaseosa desconocida.

"Se están popularizando todos los tragos buenos", afirmó Jeff Berry, quien ha escrito mucho sobre el ron y la cultura de los tiki bar.

Este renacer de los tragos empezó con bebidas populares antes de la Depresión, como tequila y agave. Ahora a la gente le ha dado por el ron. Que, dicho sea de paso, cuesta mucho menos que otras bebidas alcohólicas.

"Es sorprendente lo barato que es", expresó Berry. "Uno puede gastar 140 dólares por un whisky escocés de una sola malta de 18 años. Pero se puede conseguir una botella de un ron estupendo de 21 años por la mitad".Las cifras del Consejo de Bebidas Destiladas indican que los rons "premium", categoría que hace diez años ni existía y que alude a los de mejor calidad, representan hoy el 10% de la venta de bebidas alcohólicas en cuanto a volumen, y el 12% de los ingresos generados por los licores en general.

Smuggler's Cove, un bar oscuro, acogedor, con suficiente decoración náutica como para hacerlo sentir a uno que está en el mar, aunque sin exagerar la nota, tiene de nuevo una gran clientela, gente que viene en busca de unos 70 cockteles de ron o de un ron caro.

Cate tiene algo para todo el mundo. Incluido su trago "zombie", en el que se usan tres tipos distintos de ron, lima, toronja (pomelo), especies y Herbsaint (un licor con sabor a anís".

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes