La mujer supera el salario del hombre en Puerto Rico pero sigue discriminada

Las mujeres en Puerto Rico superan a los hombres en salario medio, el único territorio de EE.UU. donde se da ese fenómeno, aunque la discriminación continúa todavía con retribuciones inferiores para el mismo puesto de trabajo.

El director del Centro de Información Censal (CIC) de la Universidad de Puerto Rico (UPR), José Caraballo, explicó hoy a Efe que ese es el resultado más destacado del estudio "Pueden las diferencias de género persistir en el primer país con una brecha salarial negativa".

Caraballo indicó que el estudio llevado a cabo por la entidad que encabeza muestra que la mujer, a pesar de que en salario medio gana ya más que el hombre, continúa discriminada en el mercado laboral, en especial en los puestos mejor remunerados y, paradójicamente, en los que la mujer es con diferencia mayoría, como el sector educativo.

El estudio toma como base los datos de una encuesta de población del Negociado del Censo de Estados Unidos que incluye a Puerto Rico, Estado Libre Asociado, sobre la que los especialistas del CIC trabajan en comprobación de datos y elaboración de operaciones estadísticas que arrojan el resultado que expone Caraballo.

Recordó que si se toman como referencia los datos de 2016 del Censo de Estados Unidos se puede comprobar cómo el salario medio del hombre en Puerto Rico era de 23.711 dólares brutos anuales frente a los 24.486 de la mujer, lo que muestra que las féminas, de media, ganan más que los varones.

Caraballo matizó que eso es lógico si se tiene en cuenta que las féminas estudian más que los varones.

En concreto, en 2013, las mujeres puertorriqueñas estudiaban 11,9 años frente a los 11,2 de los hombres, con el resultado de que tienen mejor preparación académica que les permite acceder a empleos que requieren más cualificación y están mejor remunerados.

"Pero una cosa es la brecha salarial entre hombres y mujeres, y otra diferente la discriminación", aclaró el economista, para quien el estudio muestra cómo las empresas siguen pagando más a los varones, sin que parezca una tendencia que vaya a terminar a corto plazo.

Caraballo subrayó que en el estudio se concluye que se registra en Puerto Rico, en primer lugar, el fenómeno que denomina "Techo de cristal", que se traduce en que en los puestos de mayores ingresos las disparidades por género se agrandan.

El economista detalló que en los cargos de alta responsabilidad, a igualdad de tareas a desempeñar, los hombres ganan mucho más que las mujeres, lo que también ocurre en otros empleos, pero no de forma tan abrupta.

Dijo que otro de las conclusiones del estudio es que las diferencias salariales de tipo discriminatorio se agrandan también, para un mismo desempeño, cuando el estado civil de hombre y mujer es el de casado.

La explicación puede darse porque al quedarse embarazada y atender a sus hijos, la mujer pierde competitividad respeto al hombre en ese periodo de su vida, algo que no ocurre cuando la fémina está soltera y no tiene descendencia.

Por último, sostuvo que a pesar de lo que se pueda pensar la discriminación también se registra en los sectores laborales en los que la mujer domina numéricamente, como puede ser el caso de la educación.

El economista detalló que en estos sectores se produce en favor de los hombres lo que denominó "Prima por sub representación", un fenómeno del mercado laboral que "exacerba la discriminación" al provocar que el empleador pague más al hombre por estar en minoría, aunque, en principio, no exista motivo objetivo para hacerlo.

Caraballo matizó que habrá que esperar al final del estudio para extraer todas las conclusiones posibles, pero que, de momento, la mujer continúa discriminada laboralmente en Puerto Rico, a pesar de que está más preparada que el hombre y por ello gana de promedio más.

Ruy Delgado Zayas, exsecretario del Departamento del Trabajo, coincidió con Caraballo al asegurar que a pesar de los avances y de que la mujer está actualmente mejor preparada académicamente que el hombre obtiene menores ganancias al ejercer el mismo empleo, un hecho que aclaró es incuestionable.

Delgado Zayas dijo a Efe que como indica el Censo las mujeres tienen mejores salarios gracias a su mayor cualificación, pero que es evidente que a igual puesto de trabajo el varón consigue una remuneración más alta.

Curiosidades, videos, noticias y más de la Copa Mundial ¡AQUÍ!

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes