Telemetro Telemetro Logo

Las Flores


Amapola


Es la flor más bella del pueblo y la única de la cual está realmente enamorado José María. Junto con su tía, Amapola es dueña de una fonda (La Miscelánea) que, además de restaurante, de día funciona como un pequeño mercado y, de noche, se convierte en rumbeadero. De físico perfecto, no es de extrañar que todos sus clientes se le insinúen constantemente. A estos molestosos piropos, Amapola hace caso omiso: ella no tiene tiempo para esa clase de asuntos, a menos que vengan del Picaflor, el único hombre que enternece su duro corazón. Su carácter fuerte y su incapacidad de reírse fácilmente, tienen motivos significativos: Amapola vive con la amenaza de que Escobar, el dueño del local donde funciona La Miscelánea, quiera quitarles el lugar por deberle dinero por el alquiler. Para Amapola no ha sido sencillo estar enamorada del hombre más “caliente” del pueblo. A pesar de que la muerte del Picaflor le duele muchísimo, aún no perdona que, a cuenta de sus líos, el Gallero haya destruido su local.


Azucena


Es la primera esposa de José María, dueña de una peluquería que también funciona como mini boutique de ropa. Ambos vivieron años que ahora son imposibles de olvidar para Azucena. Ella es madre de Valeria, una niña de un amor del pasado, quien vivió la intensa relación entre su mamá y el Picaflor. Azucena, a diferencia del resto del pueblo, repudia la vulgaridad y tiene costumbres y maneras “más elevadas”. Esta elegancia que la caracteriza le impide abrir su corazón a otros hombres. Azucena prefiere mantener los recuerdos del Picaflor con rencor y nostalgia a la vez: dice odiar a José María por sus engaños, pero, en el fondo de su alma, lo ama.


Hermana Rosa Margarita


Es una monjita del pueblo, quien trabaja en una sastrería. Pese a ser ciega, la hermana Margarita es capaz de coser y confeccionar vestidos. Aunque su hábito deja al descubierto su hermoso rostro, sí logra cubrir su impetuosa personalidad: en su interior, se afloran los mismos sentimientos que toda “mujer con nombre de flor” dedica a José María. Un encuentro con el espíritu del Picaflor revela estas emociones que oscilan entre veneración e, incluso, sensualidad. Desde entonces, la hermana Margarita se convierte en una fanática de José María, promoviendo el rumor de su santidad.


Petunia


Es la chismosa de Piedras Blancas, quien se dedica a vender lotería. Petunia es extrovertida, metiche y hábil: el chisme se lo toma en serio. Poco le falta para ser una investigadora privada de cada suceso del pueblo. Petunia también fue protagonista de una aventura del Picaflor y, por esta razón, existe entre ellos una confianza muy peculiar, divertida y sensual.


Gardenia


Es la hija pródiga de Piedras Blancas que regresa al pueblo para tratar de enmendar sus caminos y ser un mujer decente, claro está, sin dejar a un lado sus coquetería y sabrosura. Además se convierte en la asistente, amiga y cómplice del doctor Monsalve en la conquista de su nuevo amor.