Argentina: Teatro Colón reabre tras restauración de 4 años

BUENOS AIRES (AP). Con sumo cuidado, la joven lustra los detalles dorados en madera. Con igual precaución, otros limpian las luminarias o retiran los plásticos que cubren las butacas de terciopelo para protegerlas del polvo acumulado durante cuatro años. El Teatro Colón reabrirá sus puertas en breve con un aspecto renovado gracias a una monumental obra de restauración que tuvo como mayor desafío preservar su acústica reconocida mundialmente.

"La Bohème", la ópera más representada en el mundo y la favorita de los habitués del Colón, abrirá la temporada 2010 a fines de mayo en coincidencia con los festejos por los 200 años de la Revolución de Mayo.

"Hemos realizado un gran esfuerzo para recuperar esta sala, que es un ícono de la ciudad, de la Argentina y de Latinoamérica", destacó el alcalde de Buenos Aires, Mauricio Macri.

Las obras, que tuvieron un costo aproximado de 100 millones de dólares, comenzaron formalmente en 2001 y en 2006 se cerraron las puertas al público.

Más de 1,000 personas trabajaron en la restauración "conservativa" del Colón, utilizando las mismas técnicas empleadas cuando fue construido hace más de un siglo.

Expertos restauradores cumplieron la premisa para renovar el aspecto de luminarias, vitrales de origen francés, pisos de roble de Eslavonia y de teselas (pequeños mosaicos), los apliques de bronce y ornamentos, las paredes de estucos y los marouflages --pinturas en tela que fueron adheridas al cielorraso y muros-- del Foyer (halles y escaleras que anteceden a la sala principal) y del Salón Dorado.

También se modernizaron las redes de agua y electricidad y el sistema de aire acondicionado y calefacción --se comprobó que el antiguo sistema era perjudicial para el mantenimiento del teatro-- y se adaptaron las instalaciones para cumplir con la reglamentación contra incendios.

Pero el mayor desafío de la monumental obra fue restaurar la sala principal --con capacidad para 2.478 espectadores-- sin afectar su afamada acústica. Los expertos consideran al Colón unos de los mejores teatros de ópera del mundo y también ocupa un lugar privilegiado en música sinfónica.

Ingenieros en sonido realizaron aproximadamente unas 20 mediciones acústicas previo al inicio de las obras, durante las mismas y una vez finalizadas para asegurarse que los parámetros no se alteraran por los arreglos en butacas, palcos, cortinados, la gran araña, el escenario y en el inmenso telón original.

Por primera vez en un teatro, las mediciones fueron certificadas bajo normas ISO (Normas de calidad internacional).

"Me animo a decir que el resultado fue categórico, perfecto. Hicimos una fotografía inicial y otra final. Ambas mediciones fueron certificadas. Cuando las comparamos, dieron espectacularmente bien", explicó a AP el ingeniero Rodolfo Gareis, presidente del Instituto Argentino de Acústica, Electroacústica y áreas vinculadas (IADAE).

Las razones de la calidad de su acústica son un misterio. Algunos la atribuyen a la forma de herradura de la sala, otros a la ornamentación y los frisos. Por ello, se impuso la condición de que los arreglos fueran reversibles para que en caso de alteraciones acústicas se pudiera regresar al estado anterior.

Si bien los parámetros objetivos indican que la acústica no fue alterada, serán los melómanos y audiófilos los que tendrán la última palabra, admite Gareis.

"Todos los aficionados tenemos que congratularnos de que el teatro vuelva a retomar toda la grandeza que ha tenido siempre. El público argentino realmente se merece este extraordinario esfuerzo", destacó el tenor español José Carreras durante una recorrida por el Colón a un mes de su reapertura.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada