Chofer y paparazzi son culpables de la muerte de Diana

LONDRES (AFP) - Los paparazzi que perseguían a la princesa Diana de Gales y a su novio Dodi Al Fayed, y el chofer del coche en que viajaba la pareja son los culpables de su muerte en agosto de 1997 en París, decidió el lunes el jurado, al término de una indagación en un tribunal de Londres.

El jurado falló que la muerte de la princesa de Gales y de Dodi Al Fayed fue un "homicidio por negligencia" de Henri Paul, el conductor del Mercedes en que viajaban, y de los vehículos que perseguían a la pareja.

Tras la indagación para aclarar la muerte de la pareja, que duró seis meses en el Alto Tribunal de Londres, las seis mujeres y cinco hombres del jurado, concluyeron por unanimidad que Paul había ingerido alcohol y conducía demasiado rápido, lo que fue un factor que contribuyó al accidente.

Tras escuchar a unos 250 testigos, el jurado, al que el juez había dado cinco opciones de veredicto, ninguna de las cuales incluía la de que la muerte de la pareja se debió a una conspiración, concluyó que, el hecho de que ni Diana ni Dodi llevaran puestos los cinturones de seguridad contribuyó también a su muerte.

El juez había descartado, en su sumario, las teorías del padre de Dodi, Mohammed Al Fayed, quien está convencido de que Diana y su hijo estaban comprometidos y fueron víctimas de un complot para matarlos.

"Creo en mi corazón que (la muerte de Diana y Dodi) no fue un accidente", declaró tras el veredicto Al Fayed, un multimillonario de origen egipcio, que es propietario de los lujosos almacenes Harrods, en Londres, y que movió cielo y tierra para lograr que se realizara una indagación pública sobre la muerte de la pareja.

Tras el fallo, Al Fayed salió de la sala corte demostrado su indignación con el veredicto del jurado.

Pero el juez fue tajante al rechazar la versión de que "Diana fue asesinada por los servicios secretos por orden del duque de Edimburgo", el esposo de la reina Isabel, para evitar una boda de la princesa con un musulmán.

Ninguna de opciones dadas por el juez al jurado incluía cualquier sugerencia de que la pareja fuera víctima de una conspiración.

El fallo del jurado coincide con el resultado de las investigaciones llevadas a cabo por las policías francesa y británica, que concluyeron que la muerte de la pareja fue resultado de un accidente causado por exceso de velocidad y porque el conductor, que también murió esa madrugada en el puente del Alma de París, estaba ebrio.

El jurado podía optar por una sentencia abierta si los 11 miembros estimaban que las pruebas son insuficientes para alcanzar una conclusión.

Tras la sentencia, el juez encargado de la investigación agradeció el jurado su "considerable devoción" demostrada durante los 93 días que duró la indagación, que no constituye un juicio, ya que no hay acusados ni hubo condena.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada