Ex boxeadora sueña con ser Miss Universo

CARACAS (AFP) - Sus compañeras la llaman "Miss Rocky", porque hace tan sólo unos meses que Kenia Barreto cambió sus guantes de boxeo por los tacones de 12 centímetros y ahora sueña con convertirse en Miss Venezuela 2008 y en la primera Miss Universo venezolana de piel negra.

"Espero ser la próxima Miss Universo, la primera Miss Universo venezolana negra", afirma sonriente y segura de sí misma esta espectacular mujer de 19 años, una de las grandes favoritas para ganar la próxima semana el certamen de Miss Venezuela.

Kenia, cuyo nombre recuerda inevitablemente su color de piel, llegó al concurso por una apuesta. Ganó el certamen de Miss Bolívar (Estado del sureste del país) y se prepara para recibir el título de venezolana más bella el próximo 10 de septiembre.

"Me gustan los retos. Por ahora he dejado los guantes de boxeo y quiero ser modelo. Empecé en el boxeo como defensa personal. Después también competí. Tuve tres grandes peleas y las tres las gané", explicó la joven en una entrevista con la AFP.

Según Osmel Sousa, presidente del concurso Miss Venezuela desde 1981, el color de piel no influye en la elección de una Miss. En la historia del concurso, dos jóvenes mulatas ya alcanzaron el título de Miss Venezuela, en 1998 y 2005.

"La más bella va a ganar. Si es una mujer morena, esa será la vencedora. No hay ninguna preferencia por color de piel", afirmó Sousa a la AFP.

Kenia Barreto asegura no haber sentido racismo dentro de la organización de Miss Venezuela, donde sus rivales son en su mayoría chicas de piel de porcelana.

"Creo que siempre hay una chica morena como yo que impacta, me parece que tenemos un toque que las blancas no tienen. Pero sí es verdad que en el concurso de belleza de mi Estado escuché que una negra no podía representar a Bolívar", reconoce.

En el último mes y medio, esta joven ha perdido 16 kilos, sigue una dieta estricta que incluye purgantes y asegura no haber entrado a un quirófano para hacerse retoques estéticos.

El único cambio sustancial en su imagen son unas lentes de contacto que dan a sus ojos un color gris perla profundo y a su aspecto un cierto aire felino.

Además, la joven tuvo que suavizar ciertos gestos y modales, más propios de una boxeadora que de una reina de belleza. "Subo y bajo la escalera al menos 15 veces con los tacones altos y sin mirar al suelo. El gran miedo es caerse", reconoce.

"Hace no mucho tiempo, antes de salir a la pasarela escuché que decían: 'Esa no tolera un tacón'. Y yo me puse mis zapatos con mis 12 centímetros de tacón y salí a por todas. Aquí estoy ahora", afirma orgullosa.

La disciplina del concurso la compara con una academia militar. Sus jornadas incluyen clases de gimnasia, oratoria, pasarela, baile, masajes y entrevistas.

Kenia y el resto de aspirantes a Miss Venezuela reconocen que el ejemplo de Dayana Mendoza, compatriota recientemente coronada Miss Universo 2008, hace que las ampollas en los pies, el hambre y el cansancio se sientan menos al final del día.

"Yo sé que voy a estar entre las finalistas. Tengo una enorme energía en mí. Salgo a la pasarela, no siento miedo y pienso: 'me los voy a comer'. La belleza es también una cuestión de actitud", concluye Kenia Barreto.

Venezuela tiene en su haber cinco títulos de Miss Universo y cinco títulos de Miss Mundo, entre otros, lo que le ha dado la reputación de ser una de las grandes 'fábricas' de reinas de belleza del mundo.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada