Florece la alta costura con Cristian Dior en París

PARIS (AP). El diseñador británico John Galliano presentó este lunes en París las colecciones de alta costura para otoño-invierno 2011 de la casa Cristian Dior, un buqué de vestidos cubiertos de pétalos y faldas en forma de tulipanes que florecieron con una profusión de colores.

El jardín de Galliano, una maravilla de conocimientos técnicos y creatividad sin límite, sirvió como un tipo de manifiesto de la alta costura que exhibió de forma ostentosa la razón detrás de las colecciones de ropa muy cara y a la medida que sólo unas cuantas mujeres en el mundo pueden pagar.

Mientras que disminuyen las casas de modas y las marcas más pequeñas carecen de los recursos para presentar sus colecciones de esta temporada en pasarelas, la muestra de Dior fue una celebración bulliciosa de lo que puede ser la moda en su mejor estado.

Por su parte, Bouchra Jarrar presentó modelos de cortes rectos en azul, negro y crema de la segunda colección bajo su propia marca. Mientras que Dior fue explosión, Jarrar fue todo moderación y rigor, pero su elegancia y precisión no fue menos atractiva que la catarsis creativa de Dior.

El emergente diseñador francés Christophe Josse, recurrió para su inspiración a las siluetas largas y esbeltas de principios del siglo XIX, con una colección de matices en sedas mate, terciopelos, lana y plumas. Al igual que con Jarrar, no hubo lentejuelas a la vista.

Pero el libanés Georges Chakra compensó esto con kilogramos de brillantes en vestidos de gala relumbrantes, listos para lucirse en alfombra roja de cualquier premiación cinematográfica.

En el caso de Adeline André, unos técnicos con batas blancas de laboratorio le quitaron un vestido a una modelo capa tras capa, como si fuera cebolla. El diseñador pelirrojo describió estos modelos como "vestidos en suspensión", similares a pijamas de seda multicolores de distintos largos superpuestas unas sobre otras con tirantes tan largos como el espagueti.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada