Miles de personas celebran fiestas de San Fermín

PAMPLONA, España (AP) Decenas de miles de personas abarrotaron el domingo la plaza del ayuntamiento de Pamplona para festejar, bañados en alcohol, el lanzamiento del cohete que marca el inicio de las fiestas más famosas de España por sus encierros de toros: San Fermín.

"Pamplonesas, pamploneses, ¡viva San Fermín!", gritó la concejal Uxe Barkos desde el balcón del consistorio poco antes de encender la mecha que elevó el cohete al cielo.

El conocido "Chupinazo", que marca el arranque de nueve días de juerga ininterrumpida, desató la locura entre todos los asistentes.

La mayoría de ellos, ataviados con los tradicionales pantalón y camiseta blanca y el pañuelo rojo anudado al cuello, se regaron con vino, sangría, champán y todo tipo de bebidas, mientras los vecinos arrojaban agua desde las viviendas cercanas para refrescar a la multitud.

La fiesta de San Fermín es mundialmente conocida por sus encierros de toros y atrae a miles de visitantes desde todos los rincones del planeta seducidos por esta peculiar tradición y la desinhibición general.

El ambiente y la cultura del evento fue popularizado en 1926 por el escritor estadounidense Ernest Hemingway en su novela "The sun also rises", una obra que fue publicada en español bajo el título "Fiesta".

Stephanie Degonda, de 21 años y residente de Minesota, Estados Unidos, acudió para vivir su primera experiencia en Pamplona. "Es increíble, no había visto una cosa así en mi vida", reconoció.

Anna Stampy, de 22 años, también debutó en San Fermín. Natural de Brisbain, Australia, ha recorrido medio mundo para conocer la fiesta de primera mano.

"Me encanta. Me habían contado muchas cosas, pero verlo en directo es realmente emocionante", dice mientras apura una botella de cerveza.

Marcelo Ledesma, de Asunción, Paraguay, acaba de cumplir 28 años. "Todo el mundo está borracho. Es impresionante", afirmó.

El primero de los encierros será el lunes y se repetirá diariamente hasta el 14 de julio. Todos ellos son retransmitidos en directo por la televisión española.

Estas multitudinarias carreras, que tienen lugar a las ocho de la mañana, ponen a prueba la pericia y los nervios de los participantes, quienes deben recorrer delante de seis toros bravos los 800 metros (875 yardas) que separan el corral de la plaza de toros.

Por la tarde, esos mismos animales salen de nuevo al ruedo para ser lidiados en corridas taurinas.

Desde que existen registros oficiales, en 1924, 13 personas han fallecido en los encierros. La última víctima data de 1995, cuando un estadounidense de 22 años fue corneado mortalmente.

Como ya es habitual también, medio centenar de personas de plataformas en defensa de los animales volvieron a protestar en contra de las corridas de toros un día antes del inicio de las fiestas, el sábado.

Tumbados en el recorrido del encierro y medio desnudos, los manifestantes mostraron carteles en distintos idiomas en los que se podía leer: "Abolición de la tauromaquia" o "El toro tiene una muerte sangrienta en Pamplona".

Vive la adrenalina de la 7ma temporada