Miley Cyrus sale en defensa de Justin Bieber

ETIQUETAS

Gracias a su propia experiencia personal, la cantante Miley Cyrus es consciente de los devastadores efectos que puede tener una infancia vivida frente a las cámaras, por lo que no ha tenido ningún reparo en salir en defensa de la estrella juvenil Justin Bieber, que vive uno de los momentos más tensos de su carrera después de que se hiciera público un vídeo en el que aparecía haciendo una serie de comentarios racistas a la edad de 14 años. En lugar de sumarse al aluvión de críticas, la polémica ex niña Disney ha querido ejercer como la voz de la razón en este espinoso asunto, señalando lo injusto que puede llegar a resultar que los errores de quien no es más que un adolescente sean expuestos ante el gran público. "Creo que todo el mundo debería tener tiempo para crecer y darse cuenta por sí mismo de quién es. Además, todos deberíamos pararnos a pensar en las veces en las que no nos hemos sentido orgullosos de nuestros actos. La gente tendría que intentar imaginarse cómo se sentirían si sus peores momentos fuesen explotados a fondo, con todo el mundo ofreciendo su opinión al respecto", declaró durante una entrevista en el programa australiano 'Today'. Sin embargo, Miley también está convencida de que la nueva generación de jóvenes estrellas tiene a su disposición algo tan valioso como las redes sociales, a las que considera "una bendición" ya que permiten a todos sus usuarios expresar su punto de vista y, en algunos casos en particular, aclarar ciertos aspectos de sus vidas personales. "La redes sociales son una bendición, sin ninguna duda. Es increíble que permitan a cada individuo poder expresar sus puntos de vista con total libertad", aseguró. Aunque lo cierto es que, pese a la madurez de la que hace gala en ciertos aspectos de su vida, Miley continúa siendo una joven más a la que gusta divertirse y bromear con sus amigos, un espíritu del que ha impregnado su gira mundial 'Bangerz'. De hecho, una de las últimas travesuras que ha hecho las delicias de la artista consistió en "obligar" a uno de los técnicos de su equipo de iluminación a suplantar al pinchadiscos del espectáculo para actuar frente a una multitud. "Uno de los chicos de iluminación salió al escenario y pinchó para todos. Incluso llegó a pretender que le acompañaban dos guardaespaldas para darle más realismo al asunto, pero la verdad es que eran únicamente otros dos tipos de iluminación vestidos de traje", confesó.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes