Palin confirma tensiones con asesores de McCain en libro

NUEVA YORK (AP). Los rumores eran ciertos, de acuerdo con Sarah Palin: la campaña republicana a la presidencia con la fórmula McCain-Palin no fue precisamente una familia feliz.

En el libro titulado "Going Rogue", escrito por Palin, ella confirmó los rumores de que había tensión entre sus asesores y los del candidato republicano a la presidencia en el 2008, el senador John McCain. La ex gobernadora de Alaska y candidata a la vicepresidencia confirmó que quería hablar la noche de las elecciones, pero le negaron la oportunidad, y dijo que durante la campaña la habían obligado a mantenerse "embotellada" para que no hablara con los periodistas.

Palin también lanzó duras críticas a la conductora de noticias de la cadena CBS, Katie Couric, a quien describe como "fastidiosa" y parcial". Una serie de entrevistas de Palin con Couric fueron consideradas ampliamente como desastrosas, pues dieron la impresión de que Palin era una candidata mal informada inadecuada para el cargo.

El libro de 413 páginas con 16 de fotografías en color saldrá a la venta el martes 17 de noviembre. The Associated Press pudo comprar una copia el jueves.

"Going Rogue", que tendrá un primer tiraje de 1,5 millones de copias, ha estado en el tope o al menos cerca de los primeros lugares de ventas de la librería virtual Amazon.com, y en otras listas de libros, durante semanas desde que la casa editorial HarperCollins anunció que el libro había sido terminado rápidamente y que la fecha de publicación sería anticipada. Inicialmente iba a salir a la venta en marzo o abril del 2010.

El libro da seguimiento a la vida de Palin desde su niñez hasta su salida del cargo como gobernadora de Alaska, a mediados del presente año.

Además, incluye mucho de lo que sus admiradores y detractores esperaban: tributos a su familia, a la fe y al patriotismo, así como ataques contra medios de prensa y otros oponentes.

Ella escribió sobre " el ambiente hastiado" de los asesores profesionales de la campaña y de cómo el equipo de McCain limitó su acceso a los medios de prensa, lo que la llevó a enfrentar acusaciones _infundadas, según su propia opinión_ de que estaba evitando a los periodistas.

Además, afirma en su libro que gran parte de sus gastos legales fueron generados por su defensa de lo que ella califica como denuncias de ética frívolas. Sin embargo, lo que pareció molestarla más fue que aproximadamente 50,000 dólares de los cargos legales representaban su parte de los gastos por el análisis de sus antecedentes para poder ser aceptada como candidata a la vicepresidencia.

Dice en el libro que le pidió ayuda financiera a la campaña de McCain y se le dijo que la campaña cubriría todos su costos legales si hubiera ganado, pero como perdió, cubrirlos era responsabilidad suya.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada