Robot analiza estado del "Guernica" en su 75to aniversario

MADRID ( AP) Cada noche, cuando no hay visitantes, un potente y moderno robot realiza desde hace algunas semanas el "examen médico" más completo al que jamás se haya sometido al "Guernica" de Pablo Picasso.

En el año de su 75to aniversario, la salud de la pintura es frágil y precisa una revisión a fondo. A través de las últimas técnicas disponibles de fotografía, tres dimensiones, rayos infrarrojos y ultravioletas, "Pablito", como ya se conoce popularmente a la máquina, estudia el estado del mural de Picasso y trabaja en un barrido digital que permitirá comprender como nunca antes una de las obras cumbre del artista español sin ni siquiera tocarla.

"La obra se encuentra muy delicada en cuanto que ha sufrido muchos movimientos y muchas alteraciones", dijo recientemente a The Associated Press Jorge García Gómez-Tejedor, jefe de Conservación del Museo Reina Sofía de Madrid, donde se expone el "Guernica". "Tenemos un material bastante delicado que necesita este cuidado".

No es la primera vez que se usan estas técnicas de estudio en un lienzo. Pero la manera de ponerlo en práctica, con la construcción y diseño en España de este enorme ingenio mecánico, sí es única.

El tamaño del mural _7,75 de largo por 3,50 metros de alto_ unido a su delicado estado desaconsejaban descolgar la obra. De esta forma nació "Pablito", creado para adaptarse a las particularidades del "Guernica".

La máquina pesa 1.500 kilogramos y tiene dos brazos de nueve metros de largo por cinco de alto. La cámara que lleva adosada recorre en tres ejes los 27 metros cuadrados del lienzo a un metro de distancia. Sin tocarlo ni acercarse demasiado.

La capacidad de precisión de las lentes es de hasta 25 micras (25 milésimas partes de un milímetro).

"El ojo humano no puede ver lo que la cámara registra", relató Humberto Durán, restaurador informático y una de las personas que participó en el diseño del sistema operativo que interpreta las imágenes del robot. "Al finalizar tendremos una manera diferente de ver el cuadro".

El análisis es compatible con su exposición. Por eso, "Pablito" trabaja por la noche o los martes, cuando el Museo cierra sus puertas por descanso semanal.

El "Guernica" ya fue sometido a una exhaustiva revisión en 1998. El resultado arrojó un recuento de 129 imperfecciones, entre grietas, manchas, pliegues y marcas.

Radiografías hechas entre 2006 y 2008 revelaron que los daños no habían empeorado, pero convencieron a los expertos de que la pintura necesitaba cuidados especiales.

En este nuevo chequeo, el diagnóstico será más preciso todavía.

El robot tomará miles de fotografías hasta la finalización del proyecto en junio de 2012. El exhaustivo proceso digital revelará imágenes, imperfecciones y nuevos daños en el material, incapaces de ser detectados por el ojo humano y las viejas técnicas analógicas.

Pero además, se podrá destripar el proceso creativo que siguió Picasso.

"La idea principal de este proyecto es tener la posibilidad de mostrar al mundo científico y al público cuál es el estado de conservación de la obra y que se pueda profundizar en su estado, en sus materiales", explicó García Gómez-Tejedor.

"Pero también vamos a tener más información de la obra, de sus diferentes capas, de cómo está pintada", añadió.

Una vez concluido el estudio, el robot podrá realizar trabajos similares. La máquina fue construida en una fábrica de Hernani, en el País Vasco. La estructura, concebida para moverse con facilidad, puede desmontarse parcialmente para adaptarse a otros tamaños.

"No es una máquina de usar y tirar", aseguró García Gómez-Tejedor. "Seguiremos trabajando con otras obras y ya tenemos un espacio habilitado para guardarlo en el museo".El precio del artilugio, financiado por la Fundación Telefónica, no fue relevado. Medios locales dicen que ronda los 390.000 dólares.

Picasso pintó el "Guernica" en 1937 por encargo del entonces gobierno de la República en España. El cuadro se convirtió en el mejor reflejo de los horrores de la guerra civil (1936-1939), representados en el bombardeo que la aviación de la Alemania nazi, aliada del general Francisco Franco, realizó sobre la localidad vasca de Guernica en abril de 1937, que dejó unos 120 muertos.

El mural se convirtió rápidamente en una obra fundamental del siglo XX y viajó por museos a uno y otro lado del Atlántico durante 20 años, lo que supuso un estrés grande para la pintura.

En 1957, el MoMA de Nueva York restauró la obra con la supervisión de Picasso. La cera de resina aplicada en la parte de trasera del lienzo logró minimizar los daños que sufría entonces, pero también generó otros problemas.

Con los años, parte de esa cera asomó a la superficie e impregnó la pintura.

El pintor español pidió al museo estadounidense que el cuadro dejara de viajar para evitar el trasiego.

No lo hizo hasta su regreso definitivo a Madrid en 1981. En su testamento, Picasso (1881-1973) dejó escrito su deseo de que el "Guernica" se quedara definitivamente en España con la vuelta de la democracia. Algo que sucedió tras la muerte de Franco en 1975.

Hoy en día, el mural sigue siendo un símbolo universal de lucha contra la opresión. Pese a algunas peticiones para viajar a otras exposiciones, el Reina Sofía no tiene previsto autorizar su salida de Madrid para evitar un deterioro mayor.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada