Sao Paulo Fashion Week promete un verano de faldas cortas

SAO PAULO (AFP) - La Sao Paulo Fashion Week (SPFW), que colocó esta semana a Brasil en el eje de la moda mundial, dicta las tendencias de la moda para el próximo verano austral en un marco de negocios de cientos de millones de dólares.

Los desfiles que se realizarán hasta el sábado en los pabellones del parque Ibirapuera indican que el próximo será un verano de faldas cortas, ropa más holgada, con muchas estampas y colorido, excepto los jeans que se anticipan justos y claros, casi blancos.

"Los brasileños aportan entusiasmo, sensualidad, energía y una increíble línea para el cuerpo", dijo Juliet Warkentin, del grupo Worth Global Style Network. "Exploran mucho la línea y la forma del cuerpo y una enorme cantidad de telas y detalles. Aquí vi más detalles en las ropas que en otras ciudades", añadió.

En el encuentro de negocios paralelo a la SPFW los organizadores esperan que las decenas de marcas representadas concreten ventas por cientos de millones de dólares.

En años anteriores el movimiento en el Fashion Week House (FWHouse) superó los 1.200 millones de reales, cerca de 750 millones de dólares al cambio actual.

"Nuestro mercado de la moda llegó a una etapa de grandes negocios que atrae a inversores", comentó Roberto Davidowics, vicepresidente de la asociación Brasileña de Diseñadores de Moda.

"Tenemos mucha creatividad y eso gusta mucho. El mercado europeo y el norteamericano adoran ese estilo brasileño. De manera que podemos crecer en el mercado interno pero también exportar", indicó.

Pese a que la inmensa mayoría de las grifas que exhiben sus colecciones son nacionales, la influencia japonesa en la cultura paulista dijo presente, en homenaje al centenario de la emigración nipona a Brasil, así como antes lo hizo a las raíces africanas.

La presencia de Kenzo Takada, el celebre diseñador japonés residente en París, es un hito en la semana de la moda de Sao Paulo.

Pero también es un hecho extraordinario la presencia de cinco top models brasileñas, todas disputadas por las principales marcas de la moda mundial.

Los mayores destaques son Raquel Zimmermann, número uno de la constelación internacional según el sitio Models, y la más conocida Gisele Bundchen, la modelo mejor pagada del mundo según la lista de la revista Forbes.

Gisele, 27 años, recibió durante 2007 ingresos estimados en 35 millones de dólares, según Forbes.

La modela brasileña, que hace tres años no desfilaba en la SPFW, puso fin en 2007 a un contrato de cinco millones de dólares con la cadena de ropa interior estadounidense Victoria's Secret, pero aún así su imagen está asociada a otras 20 marcas alrededor del mundo, la mayoría de multinacionales cosméticas.

Además los desfiles cuentan con las presencias deslumbrantes de Bruna Tenorio, Izabel Goulart y Carol Trentini.

Por otra parte, existe expectativa por la participación de la británica Naomi Campbell, 38 años, frecuente visitante de Brasil, confirmada por la grifa Rosa Cha para presentar el sábado su colección de playa 2008-2009.

Los organizadores calculan que 38.000 turistas asistirán al evento y gastarán 85 millones de reales (unos USD 53 millones al cambio del día).

Paulo Borges, coordinador de la SPFW, opinó que la importancia económica de Sao Paulo fue la responsable por la mudanza de marcas de Rio de Janeiro. En el estado de Sao Paulo se realiza el 55% de las ventas de modas de todo Brasil, recordó.

Más salvaje que nunca llega la 6ta temporada