Vándalos manchan de pintura museo en Roma

ROMA (AP). Vándalos lanzaron globos llenos de pintura roja y verde, los colores de la bandera italiana, contra las paredes de un museo diseñado por el arquitecto estadounidense Richard Meier.

Los vándalos también dejaron un inodoro de porcelana y dos paquetes de papel sanitario cerca del museo Ara Pacis, que está ubicado en una plaza construida durante la era fascista en el centro de Roma, dijo la policía.

La estructura blanca, en forma de bloque, ha provocado controversia desde se le asignó a Meier en 1998 por la administración de centro-izquierda que entonces estaba en el poder. Críticos aseguran que el moderno edificio choca con la arquitectura clásica de Roma.

El actual alcalde de Roma de tendencia derechista, Gianni Alemanno, quien el año pasado amenazó con mover el edificio porque no le gustaba, condenó los actos llamándolos "irresponsables e idiotas".

"El fanatismo y el vandalismo no decidirán en el debate sobre las intervenciones que hacemos en la arquitectura y monumentos de la ciudad", dijo Alemanno, al tiempo en que señaló que oficiales de su gobierno están en conversaciones con Meier sobre la posibilidad de hacer cambios al edificio para "mejorar su impacto urbanístico".

El museo alberga un altar tallado a mano en el año 9 A.C. que se construyó para celebrar la paz que el primer emperador de Roma, Augusto, llevó entonces a su pueblo. El altar se rompió y estuvo perdido por cientos de años hasta que las piezas comenzaron a aparecer en el siglo XVI.

El dictador fascista Benito Mussolini, quien luchó por conectar el fascismo con las glorias del imperio romano, ordenó en la década de 1930 que se excavara completamente el altar para conmemorar el nacimiento de Augusto.

Mussolini inauguró su museo en 1938, detrás del mausoleo de Augusto en una plaza que permanece como la única construcción de la era fascista en el centro histórico de Roma. El museo fue derribado luego de que empezara a deteriorarse, y en su lugar se reemplazó con el edificio diseñado por Meier.

La policía dijo el lunes que no había determinado las motivaciones para el acto y que nadie había reclamado responsabilidad. Trabajadores comenzaron de inmediato a tapar las manchas de rojo y verde con pintura blanca.

Uno de los que observaban las manchas de pintura en las afueras del museo era el artista Graziano Cecchini, conocido por teñir de rojo el agua de la famosa fuente de Trevi y lanzar globos de colores por las Escalinatas de la Plaza de España. Cecchini, quien aspira a un puesto en el Parlamento Europeo por un partido de derecha, dijo que le encantó el gesto, que a su juicio fue más una muestra de arte que una expresión política.

"No creo que sea un acto de vandalismo", afirmó. "Miren, es hermoso. Yo podría hacer uno así un día de estos".

Un email en busca de comentarios del estudio de Meier en Nueva York no fue devuelto de inmediato.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada