A los 42 años, el astro Romario admite que colgó los botines

RIO DE JANEIRO (AFP) - El ex goleador de la selección de fútbol de Brasil Romario de Souza Faria, de 42 años, admitió que ya paró de jugar y que su contrato con Vasco da Gama terminará naturalmente el domingo, cerrando así un brillante capítulo de dos décadas en el fútbol verdeamarelo.

"No juego más, ya paré. No tengo más condiciones. Desde noviembre que no juego un partido (...) Hace mucho tiempo. Para mí, no da más", dijo Romario en una entrevista exclusiva al diario O Dia de este viernes, sin demostrar cualquier conflicto con la inminencia de convertirse en un ex futbolista.

Con la meta de 1.000 goles ya superada, Romario aseguró que el lunes se irá de vacaciones "con varios amigos" a Curaçao y que solamente después de eso volverá a pensar en alguna actividad. "Ahora que paré de jugar, tendré que hacer alguna cosa", comentó.

Campeón mundial con Brasil en 1994 y uno de los mayores ídolos en el fútbol local, el 'Baixinho' dijo que su retiro de las canchas ocurrió naturalmente pero que él mismo había predicho que sería así.

"Siempre quise terminar de la misma forma en que comencé: sin que nadie se de cuenta. Decía que, cuando menos se lo esperen, yo ya habría parado. De repente, ocurrió lo que un día planeé. Puede ser que juegue uno o dos partidos de despedida, aún no lo sé", comentó.

La despedida del 'Baixinho' de las canchas de fútbol había sido anunciada diversas veces, pero nunca había sido él mismo quien ofreció la primicia, con el agregado de admitir que la condición física de sus 42 años le torna las cosas más difíciles.

El último partido jugado por Romario ocurrió el 4 de noviembre pasado, cuando Vasco da Gama cayó como local ante Internacional de Porto Alegre, por 2-1.

En verdad, Romario comenzó su proceso de alejamiento de las canchas al fin de la temporada de 2005, pero en ese momento halló una nueva motivación para volver a calzarse los zapatos deportivos: alcanzar la marca de los 1.000 goles, hazaña que había sido lograda solamente por el legendario Pelé.

Más allá de la interminable polémica sobre los criterios usados para realizar el conteo, lo cierto es que el 20 de mayo de 2007 mandó por milésima vez la pelota a la red adversaria en un tiro penal ante Sport Clube de Recife.

Irreverente, Romario construyó su fama con goles y con frases inolvidables. En 1994, al ser consultado sobre qué motivaba su ferocidad goleadora, respondió: "Yo odio arqueros".

Mostró la alta carga letal de su juego en Vasco da Gama, PSV Eindhoven (Holanda), FC Barcelona (España), Flamengo, Valencia (España), Fluminense, Al Saad (Qatar) y Adelaide Force (Australia).

Fue decisivo en la conquista brasileña de la Copa del Mundo de 1994, en Estados Unidos. Se lesionó en la Copa del Mundo de 1990 en Italia, y fue excluido por lesión del equipo nacional días antes del estreno en el Mundial de 1998 en Francia.

Es el tercer mayor goleador en la historia de la selección de fútbol de Brasil con 71 anotaciones, superado así apenas por Pelé (95) y Ronaldo 'Fenómeno' Nazario (73).

Vive la adrenalina de la 7ma temporada

¿Quieres disfrutar de los mejores hoteles?