Alicia Vikander resta importancia a su falta de "parecido" con Lara Croft

La actriz Alicia Vikander (29) se siente doblemente satisfecha tras haberse puesto en la piel de la heroína más famosa del mundo de los videojuegos, la arqueóloga Lara Croft ('Tomb Raider'), de cara a la nueva adaptación cinematográfica de sus aventuras virtuales, especialmente por la oportunidad que le ha brindado la película de proyectar la esencia y el espíritu del personaje sin por ello tener que recrear en pantalla lo voluptuoso de su figura.

"Puede que mis pechos no sean tan grandes y puntiagudos como los de la primera Lara, pero tenía una visión muy clara sobre el enfoque que quería darle al personaje. Era una gran aficionada a sus videojuegos, aunque a veces me daba algo de miedo jugar, ya que tenía 10 años. Pero me acabé aprendiendo todos sus movimientos", ha confesado la artista a su paso por el programa de la televisión británica 'The Graham Norton Show'.

Al margen de que existan más bien pocas similitudes entre la figura de la oscarizada artista y la tradicionalmente explosiva imagen de Lara -un factor, por otro lado, poco relevante a la hora de llevar su historia a los cines-, lo cierto es que Alicia sí que tuvo que seguir de alguna forma los pasos de Lara en el apartado físico al someterse durante meses a intensas sesiones de gimnasio con las que ganar la misma fuerza y resistencia que ella.

"Me llevó muchos meses ponerme en forma, porque jamás había levantado una pesa en la vida. Antes de eso hice ballet y recuerdo que mi profesor me dijo que estaba muy poco desarrollada físicamente. Pensé que la musculatura que había ganado para la película se iba a quedar un poco más de tiempo conmigo, pero después de tres semanas lo perdí todo", ha explicado divertida la joven artista, quien toma ahora el relevo de Angelina Jolie como nueva versión en carne y hueso de Lara Croft.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes