Almodóvar y Cruz presentan "Los abrazos rotos" en Cannes

CANNES, Francia (AP). Los amantes del cine pueden esperar más personajes masculinos de Pedro Almodóvar, cuyos filmes más conocidos _"Todo sobre mi madre", "Volver", "Mujeres al borde de un ataque de nervios" y "Tacones lejanos"_ estuvieron centrados en mujeres.

Con "Los abrazos rotos", su más reciente colaboración con Penélope Cruz y con la que vuelve a competir por la Palma de Oro en el Festival de Cannes, el cineasta manchego presenta un mayor equilibrio entre los sexos y dice que planea mostrar más hombres en sus futuras películas.

"(En este filme) hay más paridad de personajes masculinos y femeninos que en otras películas", dijo Almodóvar el martes previo al estreno de su filme en el festival. "Digamos que hay dos parejas equilibradas en cuanto a género".

"Los personajes masculinos me intimidan, porque inevitablemente supongo que tengo que acudir a mí como referencia", añadió el maestro español, ganador de premios Oscar a la mejor cinta de lengua extranjera por "Todo sobre mi madre" y mejor guión original por "Hable con ella". "Pero eso está cambiando. Cada vez me intimidan menos y yo creo que cada vez va a haber más personajes masculinos en mis películas".

"Los abrazos rotos" sigue un triángulo amoroso entre el cineasta Mateo (Lluís Homar), la actriz Lena (Cruz) y su celoso amante (José Luis Gómez), un acaudalado empresario que produce su película.

Su historia es narrada a través de flashbacks mientras Mateo, ahora un guionista ciego que ha buscado olvidar el pasado, narra un furtivo romance que termina en catástrofe. El oscuro melodrama es endulzado con típicos toques humorísticos de Almodóvar: un filme dentro del filme, trozos de una comedia que Mateo está rodando inspirada en "Mujeres al borde de un ataque de nervios", la cinta de 1988 que ayudó a establecer a Almodóvar en Estados Unidos.

Para su cuarta película con Almodóvar, Cruz llegó a "Los abrazos rotos" fresca de rodar la comedia romántica de Woody Allen "Vicky Cristina Barcelona", que se estrenó en Cannes el año pasado y con la que obtuvo el Oscar a la mejor actriz de reparto. Ambos directores varían ampliamente en sus estilos de trabajo, dijo Cruz, quien puede pasarse meses en un plató de Almodóvar pero rodó su papel de Allen en tres semanas y media.

"No podrían ser más distintos", dijo en inglés Cruz, quien obtuvo su primera postulación al premio de la Academia por "Volver" y también actuó en las películas de Almodóvar "Todo sobre mi madre" y "Carne trémula". "Con Pedro, siempre ensayamos mucho tiempo antes. A Woody no le gusta ensayar. Quizás el día que rodamos hace un ensayo sólo para ver las posiciones de la cámara, pero a él realmente le gusta que todos improvisen".

Mientras "Los abrazos rotos" le da igual tiempo en pantalla a los hombres, Almodóvar dijo que las mujeres siguen siendo el sexo fuerte en sus historias. El director relató que hasta que tenía unos 8 años de edad, creció casi exclusivamente en compañía de su madre y otras mujeres muy fuertes, una generación templada por las duras condiciones de posguerra en la década de 1950.

"Me salen personajes (masculinos) terribles", dijo Almodóvar. "Pero bueno, yo como soy un médium de las historias que se me ocurren, pues serán los que tengan que ser, los que se me ocurran".

Uno de los personajes masculinos comete un crimen artístico cruel: destruye la película de Mateo editando una versión con las peores tomas para después estrenarla ante una desastrosa recepción de la crítica.

Almodóvar tuvo palabras tajantes si tal acto alguna vez se cometiera en contra suya.

"Si a mí me ocurriera yo creo que mataría al productor o a la persona que se interpusiera entre mí y el material rodado", expresó el cineasta. "Las películas deben ser respetadas según nacieron en el origen. La integridad de la película le pertenece al autor".

Vuelve a paralizar a todo PANAMÁ, en esta 8va temporada