Ariana Grande rinde homenaje a Gloria Estefan

La angelical Ariana Grande no solo aprovechó su presencia en la pasada gala de los Grammy para subir al escenario a presentar uno de los premios, sino que también le sirvió para encontrarse con su ídolo, la veterana Gloria Estefan, a quien quiso demostrar que la confianza que la estrella cubana depositó en ella hace unos años durante un encuentro casual en un crucero le ha convertido ahora en una de las cantantes con más proyección de la escena pop actual.

Aunque tuvieron varias horas por delante para hablar en privado sobre los pormenores de la ceremonia, las dos sonrientes artistas no dudaron en posar juntas ante los fotógrafos minutos antes de hacer su entrada en el Staples Center donde se celebraba la gala, dejando así una imagen que pronto generó todo tipo de comentarios en las redes sociales sobre la estrecha relación que ambas mantienen.

La expectación por ver reunidas a la maestra y a su aventajada alumna, no había dejado de crecer desde que Ariana (20 años) confesara en público que fue precisamente Gloria quien le animó a perseguir su sueño de triunfar en la música."Cuando tenía 8 años, estuve de vacaciones en un crucero y me pasaba todo el día cantando en el karaoke. No sabía que en el mismo barco se encontraba Gloria Estefan, pero una tarde nos la encontramos en la sala de fiestas y se acercó directamente a mis padres porque quería hablar conmigo. Me dijo: 'Cariño, solo quería decirte que tienes muchísimo talento, mucho más del que yo tenía a tu edad. Necesitas seguir cantando porque tienes madera de estrella'. A partir de ese momento, supe que me tenía que dedicar al mundo de la música", revelaba la joven vocalista al portal de noticias Crushable.

Además de rememorar viejos tiempos, Gloria acudió a la entrega de los galardones más importantes de la música para competir en la categoría de mejor álbum pop vocal tradicional -nominación que recibió por su exitoso disco 'The Standards-, así como para presentar junto a su amigo Marc Anthony la estatuilla que acabó recibiendo Bruno Mars al mejor disco pop del año.

Pese a que ella no logró hacerse con el codiciado gramófono al que optaba, la derrota no consiguió atenuar el optimismo y la felicidad que la invadían al estar rodeada de tan buenos amigos."Chicos, al final no gané, pero estoy muy contenta de haber disfrutado de una gran noche rodeada de amigos y, sobre todo, de recibir vuestro amor y vuestro apoyo todos los días.

Sin vosotros no podría vivir de la música", escribió en su perfil de Twitter tras compartir varias imágenes de la ceremonia, a la que también acudió su hija Emily.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes