Arranca el Festival de Cine de Tribeca

NUEVA YORK (AP). El Festival de Cine de Tribeca arranca en tiempos turbulentos con 85 filmes, 72 menos que en el 2007, de los cuales 12 provienen de Latinoamérica y España. "Whatever Works", la nueva comedia de Woody Allen, es la encargada de abrir el evento.

El epicentro del festival, fundado por Robert De Niro para ayudar a revivir el bajo Manhattan tras los ataques terroristas del 11 de septiembre, transcurre a pocas cuadras de lo que sería la zona cero para la actual crisis económica: Wall Street. Varias de las películas presentan o examinan la actual situación, incluido el documental sobre hipotecas "American Casino" y la muy vigente "The Girlfriend Experience" de Steven Soderbergh, sobre una joven dama de compañía que enfrenta los retos de su novio, sus clientes y su trabajo.

El festival, que comenzó hoy miércoles, no sólo cuenta con casi la mitad de las producciones de años pasados sino también con menos patrocinadores. Un festival más reducido, empero, podría resultar positivo para Tribeca, que muchos han dicho en el pasado es difícil de manejar.

Pero el cine independiente ha pasado un año o más ajustándose el cinturón, y el colapso económico ha exacerbado su propia crisis. Los estudios han reducido su oferta de cintas y sellos independientes, y Warner Independent Pictures y Picturehouse han dejado de funcionar.

"No es sólo el cine independiente; es el mundo del cine", dijo Geoff Gilmore, por 19 años director del Festival de Cine de Sundance y quien se unió a principios de año a Tribeca Enterprises (compañía matriz del festival neoyorquino) como director creativo.

"Los cambios que ocurren a nivel global son notables y por supuesto esto empeora con la crisis económica que afecta a todo el mundo. Pero estamos en medio de una revolución tecnológica".

La distribución cinematográfica es cada vez más digital, con películas disponibles en Internet o pago por vista en televisión. La producción se ha vuelto más barata, facilitando hacer una película, y al mismo tiempo es más difícil conseguir financiamiento.

Todo se va sumando, dice Gilmore. Y el festival se tiene que adaptar.

"Es un momento difícil para el cine independiente en general, y ciertamente para los documentales independientes", dijo Leslie Cockburn, director de "American Casino". "Pero hay gente que busca formas realmente interesantes ... de distribuir sus filmes".

Tales temas sin duda se discutirán en Tribeca, que transcurre hasta el 3 de mayo. Los muchos paneles de discusión incluyen uno sobre el futuro del cine independiente.

Pero no todo será tristeza. El festival se esfuerza por realizar eventos populistas, como un mini "festival de la familia", una serie de películas deportivas presentas junto a ESPN y la exhibición de cintas al aire libre de manera gratuita.

El menú de producciones latinas incluye, entre otras, el largometraje argentino "El niño pez" de Lucía Puenzo ("XXY"), que se exhibe en competencia. También compiten los documentales brasileños "Garapa" de José Padilha y "Vida Ballet" de Beadie Finzi, además de varios cortometrajes documentales y de ficción, entre ellos el mexicano "Café Paraíso" de Alonso Ruizpalacios.

La ópera prima de Carlos Cuarón, "Rudo y Cursi", se exhibe fuera de competencia y tanto el director como los protagonistas del filme, los astros mexicanos Gael García Bernal y Diego Luna, se encontraban en Nueva York para presentarlo.

Como estreno inaugural la seleccionada fue "Whatever Works", la nueva comedia de Woody Allen protagonizada por Larry David, y su primera rodada en Nueva York tras haber filmado cuatro cintas en Europa.

El Festival de Cine de Tribeca, en su octava edición, cierra con el estreno mundial "Serious Moonlight", dirigida por la comediante Cheryl Hines y protagonizada por Meg Ryan y Timothy Hutton.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes