Besuievsky destaca "increíble" mejora de producción de cine en Iberoamérica

La productora y socia de Tornasol Films Mariela Besuievsky lleva mucho años en la industria del cine y ha sido testigo de la "increíble" mejora que ha vivido la producción cinematográfica en Iberoamérica, de la que destaca la aparición del programa Ibermedia.

En una entrevista a Efe con motivo de su participación el próximo martes 4 de julio en la presentación de libro "Somos Iberoamérica: 25 años de Cumbres Iberoamericanas", la uruguaya desgrana la historia reciente de la industria iberoamericana y presta especial atención a las nuevas plataformas de distribución.

A su juicio, la creación de la Escuela Internacional de Cine y Televisión de San Antonio de los Baños (Cuba) "crea una generación de estudiantes de cine iberoamericanos" bajo el padrinazgo de Gabriel García Márquez y Fernando Birri como director.

"Diez años después nace Ibermedia, y ya hay una base, un caldo de cultivo de una generación que tiene mucho creado, entre gente de muchos países y es algo que facilita el trabajo, ya conoces a gente de otros países para trabajar, se vuelve todo más orgánico y más natural", analiza.

Con esa generación y con la creación en la Cumbre Iberoamericana de Isla Margarita (Venezuela) en 1996 del programa Ibermedia, se da "una mejora increíble en la producción en los últimos 15 o 20 años", según Besuievsky.

"Ibermedia ha sido un motor fundamental para la colaboración entre los países, ha empujado a hacer coproducciones no solo con España, como era al principio, sino que luego la región empezó a coproducir entre sí, se dan muchas combinaciones y muchas relaciones", rememora.

Además, apunta a los cambios en las políticas institucionales de los institutos de cine iberoamericanos, que conllevaron "un mayor apoyo" a la industria, así como que la relación de los países latinoamericanos con España provocó "que se mejorara a nivel técnico".

"La introducción de nuevas tecnologías hace mas fácil desarrollar mejores productos, con el estándar de calidad a los que los espectadores están acostumbrados, y la incorporación a la producción de operadores de cable, de televisión abierta y las plataformas digitales, genera más trabajo y mejores profesionales", cuenta.

Así, también alude a una "circulación del talento" que permite que actores reconocidos en sus países se conozcan en la toda región: "hay una serie de actores que tienen cierto reconocimiento y que pueden ser llamadores a la hora de ver una película".

Consciente del cambio en la formas de ocio, provocado sobre todo por la llegada de las grandes plataformas digitales como Netflix o HBO, asegura que la región también ha hecho esfuerzos por no quedarse atrás y ha intentado generar sus propias plataformas que "no han tenido tanto músculo" económico.

"La entrada de las televisiones ha generado una nueva forma audiovisual y al cambiar la forma de ver series y películas también se está modificando la forma de ver el ocio", opina antes de reparar en que se ha formado "una tormenta perfecta" en torno al cine y la situación de las salas.

"Todos tenemos unas 'superteles' en casa por poco dinero, y no necesitamos salir de casa ni dejar a los nenes con alguien que los cuide, eso ha cambiado, a mí me sigue gustando ir al cine pero también tenemos menos tiempo", comparte.

Pese a esto se muestra optimista y recuerda que muchos países de la región siguen siendo "muy activos" en el apoyo a la industria cinematográfica, donde, a su juicio, destaca Colombia.

"No solamente se esforzaron en buscar dinero sino en mejorar los contenidos, en crear un sistema donde el desarrollo fuera importante, pusieron dinero para crear nuevos guionistas, mejores actores, directores", celebra.

Y aunque cree que las semejanzas entre países no son tan fuertes como para hablar de un estilo regional, tiene claro que "tenemos un idioma, una riqueza común y unos temas comunes que interesan".

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes