Brasileña Alice Furtado da un toque fantástico al deseo amoroso en Cannes

La directora brasileña Alice Furtado presentó este jueves en Cannes "Sem seu sangue", su particular visión de la pasión entre dos jóvenes, con sangre y elementos de horror para hacer una historia "más sensual".

Entre realismo y cine fantástico, la ópera prima de Furtado cuenta la transformación de Silvia, una adolescente introvertida que se enamora de Artur, un chico hemofílico y problemático. Esta relación le dará fuerza y hará de ella una chica mucho más determinada.

Un desafortunado accidente pone fin a la relación. Silvia se enferma y cae en un vacío existencial que la llevará a obsesionarse con su fallecido novio, y a hacer todo lo posible para resucitarlo.

Entusiasta del cine de horror, Furtado, que tuvo la idea del filme a partir de una ruptura amorosa personal, quiso impregnar la historia con un toque fantástico para dar fuerza al deseo de la protagonista.

"La sangre y todos los elementos de horror y fantásticos aportan mucha intensidad y sensualidad a la historia", admite la directora en una entrevista a la AFP.

Para mostrar esta mezcla de "deseo y miedo", Furtado utiliza progresivamente diversos recursos del cine de horror, que van en aumento a medida que Silvia se obsesiona con traerlo a su lado.

El hecho de que Artur sea hemofílico, una enfermedad que impide la correcta coagulación de la sangre, refuerza esta puesta en escena.

"Me interesaba la sangre en el centro de la historia", prosigue la cineasta, pero también la historia "de alguien que puede estar entre la vida y la muerte muy fácilmente".

Para interpretar a los dos personajes principales, Furtado cuenta con Luiza Kosovski, una actriz debutante, y con Juan Pavia, conocido en Brasil por sus papeles en telenovelas.

El actor argentino Nahuel Pérez Biscayart, una de las revelaciones en el Festival de Cannes hace dos años con "120 pulsaciones por minuto", tiene también un breve papel en la cinta.

Se trata de un amigo, explica Furtado, quien estudió en la escuela de cine francesa Le Fresnoy con el también argentino Eduardo Williams, amigo de Pérez Biscayart.

"Buscaba a alguien que se sintiera cómodo con varios idiomas, y Nahuel era perfecto para eso", comenta.

"Sem seu sangue" forma parte de la Quinzena de los Realizadores, una sección paralela no competitiva, en la que también están incluidas la peruana "Canción sin nombre", un drama en blanco y negro sobre la desaparición de bebés en los años 1980, y la argentina "Por el dinero", sobre las dificultades económicas de una compañía de teatro.

En esta edición, Brasil es el país iberoamericano con más presencia, con cuatro películas, entre la selección oficial y las secciones paralelas.

Además de la cinta de Furtado, figuran "Bacurau", dirigida por Kleber Mendonça Filho y Juliano Dornelles, en liza por la Palma de Oro, "La vida invisible de Eurídice Gusmao", de Karim Ainouz, en Una Cierta Mirada, y el documental "Indianara", de Aude Chevalier-Beaumel y el brasileño Marcelo Barbosa, en la sección ACID.

Esta destacada presencia en el mayor certamen de cine del mundo "es muy importante sobre todo porque en Brasil, en este momento, hay que reforzar la importancia de la cultura", subraya Furtado, en alusión al gobierno del presidente ultraderechista Jair Bolsonaro.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes