Cannes: Revolución de géneros llega a mundo árabe en "The Source"

CANNES, Francia (AP). En una aldea remota del norte de Africa, las mujeres utilizan la única arma que poseen _el sexo_ en una "huelga de amor" que desafía los papeles tradicionales de los géneros.

El director Radu Mihaileanu considera que la revolución de géneros ficticia retratada en su nueva película "The Source" (La fuente) es crucial para el éxito de las revoluciones populares que han derribado gobiernos autoritarios en Túnez y Egipto este año y que se extendieron hacia otros países.

"La segunda revolución que se necesita, me parece, es la del hogar, la que traerá la igualdad de géneros a la esfera íntima", dijo Mihaileanu a la prensa el sábado en el Festival Cinematográfico de Cannes, donde su película compite por el premio máximo, la Palma de Oro.

Mihaileanu dijo que se inspiró en una noticia de hace varias décadas, cuando las mujeres de una aldea de Turquía, cansadas de la tarea tradicional de acarrear agua de un pozo lejano, empezaron a negarse al sexo.

"(Esta historia) las mostró bajo una luz maravillosa. Son mujeres combativas, llenas de luz y humor", dijo el cineasta, y añadió que aunque le encantaba la historia, al principio no pensaba hacer la película él mismo.

"Como no soy mujer ni árabe, no me sentía legítimo", dijo el director francés de origen rumano, conocido por los filmes "Un tren para vivir (1997) y "Vete y vive" (2004).

Al principio pensó que la produciría, y buscaría una directora árabe para que la filmara.

"Pero no la encontré, y la gente me decía, '¿por qué no la haces tú, que la cuentas tan bien?', y entonces la hice", afirmó.

La exactitud y la credibilidad se convirtieron en su norte y guía, desde la línea argumental hasta la escenografía y el vestuario. El elenco y el equipo técnico pasaron un mes en la población marroquí donde se rodó la película para aprender las costumbres y el dialecto local.

El elenco, proveniente del mundo árabe, incluye a la diva argelina Biyouna, las palestinas Hiam Abbas y Saleh Bakri, y la estrella en ascenso francesa Hafsia Herzi, cuyos padres son de Túnez y Argelia. Como uno solo de los personajes principales es encarnado por un marroquí, fue necesario trabajar con entrenadores para adquirir el acento.

Leila Bekhti, una actriz francesa de origen argelino que encarna a la protagonista, dijo que el aprendizaje resultó arduo.

"Yo hablaba argelino, pero había olvidado casi todo", dijo.

Bekhti reconoció que la historia la había conmovido profundamente.

"Para mí, esta película es una oda al amor, es una película sobre el altruismo, sobre otra gente, sobre nuestra capacidad de amarnos, escucharlos y comprendernos los unos a los otros", dijo Bekhti. "Creo que es uno de los problemas más grandes del mundo: no nos miramos, no nos escuchamos".

Vive la adrenalina de la 7ma temporada