"Carancho" toca tierra en EU

NUEVA YORK (AP). "Carancho" es trágica, frenética, cruda. Pero es también la historia de un amor que florece en tiempos de crisis.

El director argentino Pablo Trapero espera que su cinta conmueva al público de Estados Unidos, donde se estrena el viernes tras una trayectoria exitosa en su país, al presentar un problema que asegura no es único de Argentina: la mafia que se teje en torno a las víctimas de los accidentes; específicamente, en el caso de su película, el negocio entre abogados y aseguradoras que florece con cada automóvil que se estrella.

"Por todos los lugares donde se estrenó hay distintos nombres para estos abogados", dijo Trapero, quien los bautizó con el título de la cinta, "caranchos", en alusión a un ave de rapiña que habita en Sudamérica pero que, a diferencia del buitre, es atractiva cuando no se le ve nutriéndose de la muerte.

"La gente que vive a través de las desgracias de los accidentes, o los abogados que viven haciendo negocios con las aseguradoras, eso existe en todas partes", agregó, al explicar que durante el proceso de investigación de la cinta se informaron sobre los llamados "ambulance chasers" o corredores de ambulancias en Estados Unidos.

La película cuenta la historia de Sosa, un abogado que perdió su licencia y con ella buena parte de su conciencia, y Luján, una joven doctora que se golpea de frente con un sistema de salud que está lejos de ser perfecto. El letrado es interpretado por el reconocido Ricardo Darín _protagonista, entre muchas otras, de "El Secreto de sus ojos", cinta argentina ganadora de un Oscar el año pasado.

"Carancho" se mostrará primero en Nueva York y luego en salas selectas del país. El filme, selección oficial del Festival de Cannes del año pasado, llega a Estados Unidos tras haber sido postulada por Argentina a los Oscar. Se trata de la segunda película de Trapero que la nación elige como su candidata a los premios de la Academia.

A pesar de que la película no fue nominada finalmente a los Oscar, el director se mostró complacido con la recepción del filme y alegre por el honor.

"Todo lo que pasó con Carancho fue muy sorprendente. Fue la película más taquillera de la primera mitad del año de Argentina, terminó segunda de las películas argentinas del año... Sobre todo el público se identificó con la película", dijo Trapero durante una entrevista reciente con la AP.

En "Carancho" los personajes se ven atrapados en una realidad que da vertigo.

"El ritmo de la película va un poco como la respiración de los personajes, que van como con taquicardia, casi que con falta de aire, por el propio ritmo de las cosas que les toca vivir y la película está muy cerca de eso desde el principio hasta el fin", dijo el cineasta de 39 años en una entrevista reciente con la AP desde Buenos Aires.

Con planos cerrados y secuencias largas, en las que la cámara sigue sin piedad a los protagonistas, "Carancho" invita a reflexionar sobre un problema social y los ciclos viciosos en los que caen las sociedades. La cinta impulsó la introducción de un proyecto de ley anti-carancho en Argentina.

"Me resulta muy conmovedor que la película pueda movilizar esas cosas, me alegra y me enorgullece ser parte de esa película, y que provoque eso", señaló el director, quien recordó haber vivido una experiencia similar con "Leonera", su cinta del 2008 enfocada en madres encarceladas y sus hijos.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada