Cuarón, Luna y Bernal traen "Rudo y Cursi" a Tribeca

NUEVA YORK ( AP). El realizador mexicano Carlos Cuarón afirma que " Rudo y Cursi", sobre dos hermanos que compiten por el amor de su madre y más tarde por el estrellato futbolístico, no está para nada inspirada en la relación que tiene con su famoso hermano, el cineasta Alfonso Cuarón.

" Nunca peleé por el amor de mi madre porque sabía que Alfonso era el consentido", bromea el novel director dejando soltar una carcajada. " Era como perder mi tiempo".

El guionista de " Y tu mamá también" (2001), el éxito independiente que lanzó al estrellato a su hermano y a los actores Gael García Bernal y Diego Luna, se encontraba en Nueva York con los astros mexicanos para presentar su ópera prima fuera de competencia en el Festival de Cine de Tribeca.

La cinta reúne a García Bernal y Luna por primera vez desde " Y tu mamá también" y fue producida por Alfonso Cuarón, Guillermo Del Toro y Alejandro González Iñárritu, los llamados " Tres amigos" del cine mexicano.

" Lo más autobiográfico que hay de la relación que tengo con Alfonso y el Rudo y el Cursi es lo increíblemente babosos que somos todos. Pero fuera de eso es más una cuestión universal de lo que es la hermandad, cómo las relaciones fraternas son muy parecidas todas... Esas cuestiones inexplicables ... de que tienes una discusión muy fuerte y a los cinco minutos ya hiciste las paces".

" Rudo y Cursi" son los sobrenombres de dos hermanos que trabajan en una plantación de bananos y que viven con su madre, a quien sueñan construirle una casa con vista a la playa. Luna es Rudo, un hombre duro cuyas pasiones son el juego de apuestas y el fútbol. García Bernal es Cursi, un sensible enamoradizo que también juega fútbol, pero cuyo verdadero sueño es llegar a ser un cantante famoso.

Un día un caza-talentos los descubre en un partido y queda encantado con ambos, pero sólo puede llevarse a uno a la capital para jugar con un equipo profesional. Un malentendido lleva a Cursi a ganar el puesto y ahí comienza la pelea.

Cuarón, quien escribió el guión con ambos actores en mente, confesó que se reflejaría en los dos personajes.

" La verdad es que yo soy ambos. Me definieron así un par de niños hace veintitantos años y cuando me sucedió fue como una revelación, porque yo llevaba los problemas existenciales de la juventud y de repente que dos niños te definan a la perfección fue revelador".

Relató que en un viaje en auto que hizo con su hermano Alfonso desde Ciudad de México hasta San Francisco se pararon a ver el Gran Cañón y, mientras disfrutaba del paisaje con un sombrero azul " tipo australiano", escuchó las vocecitas de los pequeños que dijeron en inglés:

"'¿No crees que ese tipo del sombrero azul se ve rudo?' Y el grande le dijo, 'Para nada, se ve cursi'".

"¡Tanto tiempo de tratar de entender quién soy y estos niños de una pincelada me devastaron!", recordó el cineasta, para quien todos tenemos algo de rudo y cursi pero a algunos les cuesta más aceptarlo. "Las mujeres tienen problema con aceptarse rudas y al menos los hombres mexicanos tienen un problema enorme con aceptarse cursis".

En un ambiente de hilaridad y desparpajo al que más tarde se sumaron los protagonistas del filme, el cineasta y los actores hablaron _en serio y en broma_ de cine y de fútbol al tiempo que hacían chistes el uno del otro y no paraban de reír.

¿Qué tal volver a trabajar juntos en cámara después de tantos años?

"¡Fue espantoso!", bromeó Luna, y todos soltaron la carcajada. "Fue espantoso porque todo el mundo esperaba tanto de nosotros, que teníamos mucho miedo que la gente fuera a comparar la película con 'Y tu mamá también'".

"¡Y en efecto!", saltó García Bernal, sin dejar los tres de reír.

"Todo el mundo cree que estábamos muy preocupados ... nos preguntan el miedo a la comparación y no había nada de eso", dijo un Luna más serio. "Sí fue maravilloso trabajar juntos otra vez... Fue increíble porque nos pasaron muchas cosas ... dirigimos los dos, lo cual nos dio una ..."

"¡Los pudrió!", intervino Cuarón, y sobrevino el desparpajo. "¡Eso los descarriló!"

Luna intervino otra vez con seriedad para decir que hoy ambos tienen una mayor consciencia cinematográfica y madurez, y que además empezaron a producir, "lo cual hace que te intereses un poquito más por todos los procesos".

Y para demostrar su verdadera afición futbolística habló en nombre de ambos García Bernal.

" Una cosa también importante es que se nos acabaron los sueños guajiros de ser futbolistas. Ya era hora de interpretarlos en una película, porque la edad ya no nos da para ser futbolistas profesionales", (al parecer) bromeó. " Debo decir que cada vez que nos esforzamos en ser actores México ha perdido un gran delantero. Iba a decir un gran par de futbolistas, pero no..."

Ambos entrenaron para la película y aunque "¡no aprendieron nada!", según bromeó Cuarón, tampoco tuvieron miedo de hacer el ridículo.

" Gael tuvo que entrenar muchísimo y optaron por usar CGI (imágenes generadas por computadora)", dijo Luna entre nuevas carcajadas.

" A donde (Diego) quiere llegar es a que él tiene un récord de goles tremendo. ¿Entonces por qué interpreta al portero (en la película)? Hay una razón de peso", intenta defenderse García Bernal, pero Cuarón interviene: "¡Por estatura! (carcajadas). No te lo quería confesar".

Más que identificarse con Rudo o con Cursi, los actores coinciden en que " es más fácil empatizar con el viaje emocional del personaje... porque en la mayoría de las historias los personajes haces cosas que nunca has vivido", dijo García Bernal.

Cuarón, quien se expresó "encantado" con el recibimiento que ha tenido la película hasta ahora en México, Argentina, Colombia, España y el Festival de Cine de Sundance, espera que " Rudo y Cursi" tenga una buena acogida en Tribeca, donde debuta este domingo.

La cinta llegará al circuito comercial estadounidense el 8 de mayo, cuando se estrene en Nueva York y Los Angeles para después pasar a otros mercados.

Vuelve a paralizar a todo PANAMÁ, en esta 8va temporada