Directoras en foco de atención en Cannes

CANNES, Francia (AP). Es un buen año para las mujeres en el Festival de Cine de Cannes. Pero no todo el mundo está celebrando todavía.

Cuatro de los 20 filmes en la principal competencia del festival son dirigidos por mujeres, una cifra récord _ y mucho mejor que el total del año pasado: cero.

Es aún una pequeña minoría, sin embargo, y en los 64 años del certamen, solamente una película dirigida por una mujer ha ganado la Palma de Oro: "El piano", de Jane Campion, en 1993.

Campion dice que aún queda mucho por progresar.

"Pienso que, extrañamente, el progreso para las mujeres en las artes es muy lento", dijo Campion luego de la proyección de "Sleeping Beauty", de la australiana Julia Leigh, una película que hecha ha respaldado. "Este festival ha sido muy bueno para mí, pero aún soy la única mujer en haber ganado la Palma de Oro".

Además de "Sleeping Beauty", una cinta sobre una estudiante que se convierte en objeto de deseo erótico, las otras películas de mujeres en el festival son "We Need to Talk About Kevin", de Lynne Ramsay; "Polisse", de la francesa Maïwenn Le Besco; y "Hanezu No Tsuki", de la Naomi Kawase, previamente ganadora del segundo premio del certamen.

Esta última película se estrenaba el martes.

Si las tres películas ya proyectadas tienen algo en común es una disposición a lidiar con temas íntimos y difíciles, como violencia infantil, pedofilia y explotación sexual.

"We Need to Talk About Kevin" ha recibido los mayores elogios y es considerada favorita para ganar premios cuando se anuncien los trofeos de Cannes el domingo. La mayoría de los críticos celebraron su honesta e ingeniosa representación de una mujer que batalla para lidiar, primero con sus deberes de madre, y luego con un impensable acto de violencia por su hijo.

En "Polisse", la mezcla de pathos, melodrama y humor no le gustó a todos, y algunos encontraron "Sleeping Beauty" afectada y explotadora. Su personaje central se pasa gran parte del tiempo desnuda e inconsciente, mientras ancianos satisfacen en ella sus fantasías.

Campion piensa que la reacción negativa pudiera deberse en parte a la rareza de voces femeninas en el cine.

"Realmente necesitamos más voces de mujeres", dijo. "Las personas que tienen problemas con esta película simplemente no están acostumbradas a la presencia de una voz feminista fuerte en la pantalla".

Maïwenn, que usualmente se mencionada solamente por su primer nombre, dijo que el género de los directores no debería ser pertinente en la discusión de sus películas.

"Odiaría pensar que mi película fue seleccionada porque existe una cuota para mujeres", dijo. "Sé que mi película fue escogida porque le gusta a la gente, no porque soy mujer".

Pero admitió que "es difícil ser una mujer en el plató".

"Es un papel muy masculino", dijo. "Tenemos que lidiar con gente que suministra los fondos que pudieran sentirse más cómodos trabajando con hombres que con mujeres".

Un recorrido por el mercado de películas en Cannes, donde miles de filmes son venidos y comprados, revela que el cine sigue siendo mayormente un dominio de los hombres. El mercado está dominado por películas de horror, acción y suspense _ géneros aún dominados por los hombres.

Cannes está lleno de actuaciones destacadas por mujeres _ Tilda Swinton como la madre en "We Need to Talk About Kevin", Berenice Bejo como la estrella de cine en "The Artist", Cecile de France como la peluquera que se hace cargo de un niño abandonado en "The Kid With a Bike".

Pero para una mujer, estar detrás de la cámara aún es difícil.

Famke Janssen, que interpretó a una villana en la película de James Bond GoldenEye" y a la telépata Jean Grey en las películas de "X-Men", hizo su debut como directora y guionista con la tragicomedia "Bringing Up Bobby". La película está a la venta en el mercado en Cannes.

Janssen dice que aunque "hemos progresado mucho ... (el cine) es aún un mundo dominado por los hombres en todos los frentes".

Vive la adrenalina de la 7ma temporada