Documental muestra cómo Disney se puso las pilas

LOS ANGELES ( AP). La animación había caído tan bajo en Disney hacia principios de los 80 que los artistas del estudio que inventaron los largometrajes animados invocaban el nombre de una dormida princesa Disney, preguntándose si algún día despertaría.

El documental " Waking Sleeping Beauty" (Despertando a la Bella Durmiente) relata el extraordinario resurgir que llevó a éxitos como " La Sirenita", " La Bella y la Bestia", " Aladdin" y " El Rey León".

Tiene todos los ingredientes de una jugosa historia de Hollywood. Hombres adinerados Vs. artistas, o ejecutivos con grandes egos diciéndole a los animadores cómo hacer su trabajo. Realeza establecida Vs. príncipes advenedizos, y a Roy E. Disney, cuyo padre dirigió el estudio en sus años de gloria con el pionero de la animación Walt Disney, sellando una incómoda alianza con un nuevo equipo directivo estelar que incluyó a Michael Eisner y Jeffrey Katzenberg.

A pesar del rencor y la tragedia que acompañaron el renacimiento de Disney, la historia tiene un final feliz: la animación está resonando como nunca antes, con éxitos que recaudan rutinariamente más de 200 millones de dólares tan sólo en Estados Unidos.

El director de " Waking Sleeping Beauty", Don Hahn, nunca anticipó ese tipo de éxito cuando trabajó como animador de Disney hace 25 años.

" Debatíamos, ¿podrá algún día una película animada facturar 100 millones de dólares? Nos reíamos y lo dábamos como imposible", dijo Hahn.

" Waking Sleeping Beauty" es una historia de Hollywood relatada por gente de la industria. Hahn comenzó en Disney en 1976 y llegó a producir " La Bella y la Bestia", " El Rey León" y " El Jorobado de Notre Dame". El productor de " Waking Sleeping Beauty" Peter Schneider se unió a Disney en la era de Eisner, y en sus 17 años allí fue presidente de animación y presidente del estudio.

Hahn y Schneider entrevistaron a Eisner, Katzenberg y otros sobrevivientes, quienes contribuyeron con francos recuerdos.

Los cineastas también evitaron la tentación de adornar recuerdos desagradables, mostrando todas las imperfecciones de Disney y su gente. Los animadores recordaron a Schneider, por ejemplo, como alguien que entró a Disney de sopetón con una sonrisa predadora y un temperamento que podía hincharle las venas de la frente.

" Si mi meta era contar una historia de manera honesta, no una inflada, halagadora o publicitaria, entonces teníamos que decir la verdad", dijo Schneider.

La historia es relatada a través de videos caseros, viejas entrevistas y nueva cobertura, ingeniosas caricaturas que los animadores crearon de sus jefes y audio de entrevistas contemporáneas.

¿Cómo pudo ocurrirle esto al estudio que lanzó los largometrajes animados con " Blanca Nieves" en 1937 y creó clásicos como " Pinocho", " Dumbo" y " La Bella Durmiente"?

Antes de morir en 1966, el foco de Walt Disney había cambiado de la animación a los parques temáticos. En los 70 y principios de los 80, el estudio continuó realizando cintas animadas, pero menos ambiciosas, como " Bernardo y Bianca" y " El Zorro y el Sabueso".

" Había mucha gente realmente buena, pero estábamos estancados. No creo que la gente sabía qué hacer. Se había atrofiado", dijo Hahn.

En medio de temores de que Disney fuese despedazada y vendida de a partes, Roy E. Disney le dio a Eisner la dirección de la compañía en 1984. Eisner se trajo con él a Katzenberg de Paramount, mientras que el ejecutivo de Warner Bros. Frank Wells se unió como presidente de Disney.

" Waking Sleeping Beauty" sigue las dificultades que hubo para transformar a Disney en una curiosa mezcla de vestigios de animadores pioneros, " amables viejos en chaquetas de punto" y ejecutivos groseros en BMW más interesados en el verde de los dólares que en los gloriosos colores de " Fantasía".

De algún modo, como pudo verse, la oferta animada de Disney creció junto con exitosas películas con actores reales. Aunque Disney sigue siendo una pieza clave en el mundo de la animación, las cosas comenzaron a caer de nuevo a mediados de los 90 con constantes luchas por el poder, incluyendo una desagradable pelea entre Eisner y Katzenberg, desairado en su intento de suceder a Wells, quien murió en un accidente aéreo.

Katzenberg se fue y se unió a Steven Spielberg y David Geffen para fundar DreamWorks, donde ahora opera su propio monolito animado. Eisner dejó el estudio en el 2005 tras una revuelta de accionistas en su contra encabezada por Roy E. Disney, quien murió el año pasado.

Por un breve periodo, empero, Disney fue un modelo para los dos lados del mundo del espectáculo _ artistas y ejecutivos _ que aprendieron cómo trabajar juntos.

" Aprendimos a crecer juntos y respetarnos mutuamente", dijo Schneider. " No siempre estamos de acuerdo, pero al menos nos respetamos".

Vive la adrenalina de la 7ma temporada