Drew Barrymore quiere 'tomarse la vida con calma'

La actriz Drew Barrymore lleva un tiempo tratando de atenuar el ajetreado ritmo de vida al que está acostumbrada en su doble papel de madre y actriz, pero el cambio no es fácil después de una larga trayectoria profesional como la suya y, precisamente por ello, la intérprete no puede evitar arrepentirse cada vez que se permite un capricho que la distrae de sus responsabilidades.

"Me siento culpable si me tomo una tarde libre para ir a clase de yoga o para sentarme a ver un programa de cocina mientras me como un cuenco de pasta enorme. No puedo ver esos programas sin comer algo, y al final siempre acabo pensando en todas las cosas importantes en las que podría haber empleado el tiempo", señaló la artista en la versión estadounidense de la revista OK!

La angelical intérprete acaba de convertirse en madre por segunda vez y además se afana a diario en cultivar su sólido matrimonio con el también actor Will Kopelman, pero sabe que ni siquiera la maternidad debería generar en ella altos niveles de estrés que pudieran perjudicar seriamente su salud.

"Intento no presionarme para ser la madre o la esposa perfecta, porque a la larga puede ser muy peligroso sufrir constantemente esa clase de tensión, pero sí que trato de organizarme al máximo jerarquizando tareas para no volverme loca", añadió la estrella de cine.

Drew Barrymore se apoya fundamentalmente en el hombre de su vida para encontrar momentos de tranquilidad y relativizar de alguna forma la urgencia de sus obligaciones cotidianas.

"Ha sido mi marido quien me ha hecho darme cuenta de que es fundamental tomarse la vida con calma", sentenció la actriz.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes