Eastwood aborda el tema de la muerte en "Hereafter"

BURBANK, California, EU ( AP). A los 80 años Clint Eastwood dice que planea seguir trabajando mientras pueda y que no piensa mucho en la muerte, tema de su nuevo drama, " Hereafter", que sigue a tres personajes en busca de respuestas sobre el más allá.

El prolífico director, quien alcanzó la cima de su carrera ya setentón con películas como " Million Dollar Baby" y " Mystic River", se siente como de "18", dice bromeando, antes de desestimar el asunto de la edad encogiéndose de hombros.

" No pienso mucho al respecto. No me siento diferente de cuando tenía 70", expresó. " Sea lo que sea que estoy sintiendo por dentro, esta es la mejor edad para mí, porque me siento mejor que nunca, quizás porque he vivido mucho. He podido lograr bastantes cosas sin hacerle mal a nadie. Así que me siento bien".

" Físicamente, no sé si puedo correr tan rápido como cuando tenía 60 ó 70", agregó. " Pero probablemente podría. Probablemente estaría cerca".

Eastwood recuerda cuando rodó "Million Dollar Baby" (2004), que le siguió a "Unforgiven" (1992) como su segunda cinta que ganó los Oscar a mejor película y director, y cómo cada día él y sus colaboradores hacían paralelas en el plató del drama sobre boxeo. Dijo que él podía hacer más repeticiones que colegas 40 ó 45 años más jóvenes.

No se trata de un alarde del director, quien saltó a la fama en la serie de TV "Rawhide" (traducida como "Cuero crudo" o "Látigo"), se convirtió en un astro del cine con "Por un puñado de dólares" y "El bueno, el malo y el feo" y fue un ícono como justiciero de las películas "Harry, el sucio". Simplemente está reconociendo la disciplina que sabe poseer para trabajar duro y de manera eficiente.

Ese es parte del secreto de su afiliación de décadas con Warner Bros., donde los ejecutivos le han aceptado historias que comúnmente no consideran taquilleras _ como la eutanasia en "Million Dollar Baby" o el abuso de menores en la postulada al Oscar "Mystic River" _ porque saben que Eastwood les presentará un filme interesante a un precio razonable, a menudo por debajo del presupuesto y antes de lo previsto.

Aunque los colaboradores de Eastwood dicen que puede filmar 10 tomas de una escena de ser necesario, suele estar contento sólo con un par.

Esa eficiencia es necesaria cuando uno funge como director y productor, muchas veces compone su propia música (como en "Hereafter") y a veces hasta actúa (como en "Gran Torino", del 2008).

Y eso es lo que le permite realizar tantos filmes de calidad. "Hereafter" es la octava película que dirige en los últimos siete años, periodo que incluyó dos épicas sobre la Segunda Guerra Mundial _ "Flags of Our Fathers" y la postulada a mejor película "Letters From Iwo Jima" _ que salieron en el 2006 con apenas dos meses de diferencia.

"Para tener 80 años y seguir trabajando como él lo hace uno debe saber administrar su energía", dijo el protagonista de "Hereafter", Matt Damon, quien obtuvo una nominación al Oscar como mejor actor de reparto por su trabajo en la película de Eastwood "Invictus", que se estrenó el pasado diciembre, apenas 10 meses antes de la nueva película.

" Realmente tiene un sistema, un conocimiento profundo, producto de 60 años trabajando a ambos lados de la cámara", añadió Damon. " Saber cuándo poner el pie en el acelerador con tu equipo de producción, y saber cuándo ... todos deben descansar, recarga un poco sus baterías ... La sabiduría que este hombre tiene para hacer películas, hace que sea realmente divertido trabajar con él".

El estilo del director sorprendió al guionista de "Hereafter", Peter Morgan, quien pensó que una vez que Eastwood se sumara al proyecto pasarían mucho tiempo puliendo el guión.

En vez, Eastwood rodó el filme como estaba escrito, diciendo que el final era lo suficientemente abierto como para que los espectadores le "den un 50% de sí mismos a la cinta", dijo Morgan.

"Hereafter" abre con una secuencia de efectos viscerales en la que una periodista francesa (Cecile de France) tiene un encuentro cercano con la muerte en un tsunami en Indonesia. La película entrelaza su búsqueda de respuestas sobre el más allá con la búsqueda similar de un niño en Londres cuyo hermano mellizo murió en un accidente de tránsito y la historia de un renuente psíquico estadounidense (Damon) que ve su habilidad para conectarse con los muertos como una maldición.

Eastwood se sintió atraído a "Hereafter" porque lidia con el más allá de manera espiritual y no religiosa.

Cuando niño fue a una variedad de iglesias, mayormente protestantes, pero pronto dejó de hacerlo porque no le gustaba el tono iracundo con el que se predicaba.

" No podía creer que Dios fuera un gran sádico en el cielo que se complacía de frases como, 'Si metes la pata, te voy a reventar, muchachito'", dijo Eastwood. " Esa es una manera de mantener a la gente recta, supongo".

Vive la adrenalina de la 7ma temporada