Gal Gadot tuvo que ir al gimnasio para ponerse el traje de Wonder Woman

La actriz israelí Gal Gadot ha podido conocer de primera mano los inconvenientes de ser una superheroína, por lo menos en lo que a la vestimenta se refiere. Tras probarse por primera vez el ceñido traje con el que se convertiría en Wonder Woman, a la intérprete le costaba tanto respirar que decidió hacer una visita al gimnasio para rebajar unos gramos adicionales y así poder enfundárselo sin problemas. Sin embargo, lo que parecía en un primer momento una buena idea, no resultó ser nada práctico, de modo que el equipo de vestuario decidió ajustarle el uniforme a su medida y hacer los 117 días de rodaje mucho más llevaderos.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes