George Clooney trata de emular a Steve McQueen

Redacción internacional (EFE). La música, la ambientación, la historia, todo en "The american" tiene un cierto sabor añejo al que le hubiera ido que ni pintado la fuerza y el rostro de Steve McQueen. A cambio, un apagado George Clooney, que es lo más débil de una película interesante, extraña e inclasificable.

Tras debutar en la gran pantalla con "Control" (2007), el holandés Anton Corbijn demuestra que las buenas críticas de esa película sobre Ian Curtis no fueron por casualidad y con "The american" confirma un estilo muy personal y una visión especial de la narrativa fílmica.

El pasado como fotógrafo de Corbijn se palpa en los magníficos encuadres, en la suave cadencia de los planos y en la cuidada elección de cada escenario para esta mezcla de thriller e historia romántica.

Todo ello en una atmósfera deliberadamente pesada, con escasos diálogos y una sutil presencia de la música, que subraya aún más el aspecto setentero de la película.

Canciones como "La bambola", interpretada por Patty Bravo, o ""Tu vuó fá l'americano", de Renato Carosone, acompañan el recorrido de "l'americano" que da título al filme, el personaje de Clooney, un frío asesino a sueldo que se refugia en un pequeño pueblo de los Abruzzos para escapar de una banda rival sueca.

Jack o Edward, nombres del protagonista en función del momento, sufre remordimientos por haber asesinado a su última amante, lo que no le impide aceptar un nuevo encargo, mientras lleva una supuesta vida de fotógrafo en el pueblo.

El padre Benedetto (Paolo Bonacelli) y una prostituta, Clara (Violante Placido), son las únicas personas a las que el americano se acerca en el camino que le debe llevar a un cambio en su vida.

Una historia que adapta la novela "A Very Private Gentleman", de Martin Both, y en la que el protagonismo recae totalmente sobre los hombros de un George Clooney un tanto fuera del papel y que hace añorar a un McQueen que hubiera estado perfecto como asesino sensible, frío y huraño, todo en uno.

Pese a ello, una película hipnótica, con un perfecto juego de tiempos y en la que, por una vez, la acción no enmascara el resto de la historia, como suele ser habitual en los thrillers.

Un filme con el que George Clooney ha querido ayudar a la región de los Abruzzos, tras el terrible terremoto que sufrió en abril de 2009 y que llega este viernes a los cines españoles -en octubre a Latinoamérica- precedida de un buen resultado en la taquilla estadounidense, donde ocupa el primer lugar desde su estreno hace dos semanas.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes