Gibson vuelve a la pantalla después de siete años

ETIQUETAS

LOS ANGELES (AP). La última vez que Mel Gibson actuó en una película, se le vio forcejeando con invasores extraterrestres en el thriller de ciencia ficción "Signs".

Eso fue hace siete años y medio. En el ínterin, Gibson se convirtió en un instigador cultural, dirigiendo el controvertido éxito de taquilla de 2004 "La pasión de Cristo" y la violenta épica de acción de 2006 "Apocalipto".

También fue un paria cultural en julio de 2006, cuando, tras ser detenido en Malibú por conducir alcoholizado y con exceso de velocidad, le hizo declaraciones antisemitas y obscenas al policía que lo arrestó.

Gibson prácticamente desapareció después de ese incidente. El viernes regresa a la gran pantalla con "Edge of Darkness", un filme de venganza con un sangriento tono similar a sus películas del pasado "Rescate" y "Arma mortal".

"Era hora", dijo Gibson, de 54 años, a la AP. "Me dieron ganas de volver a montarme en el sillín. Sentí que me estaba añejando hace unos siete u ocho años. Di un paso atrás, hice algunas cosas que quería. Hice algunas cosas que no quería. Y llegó la hora de regresar"."Lo discutimos desde el principio. ¿Es este el papel apropiado para su regreso? Creo que lo es, y espero que el público esté de acuerdo", dijo el productor de "Edge of Darkness", Graham King.

El analista de taquilla de Hollywood.com Paul Dergarabedian lo está.

"En papeles de venganza, pocos igualan a Mel Gibson", dijo Dergarabedian. "Si uno ha estado alejado por un tiempo, es acertado regresar de un modo en que el público está cómodo viéndote".

Algunos, empero, cuestionan si la imagen pública de Gibson no ha sufrido daños permanentes.

"Creo que esa diatriba borracho confirmó lo que mucha gente sospechaba sobre el tipo de persona que es Mel Gibson", dijo Matthew Traub, director ejecutivo de Dan Klores Communications.

Traub, relacionista público especializado en manejo de crisis, cree que la gente está dispuesta a perdonar a las celebridades por abuso de sustancias o indiscreciones sexuales, pero no tan fácil por intolerancia.

El publicista Michael Levine, cuya agencia ha representado a Bill Clinton y Michael Jackson, coincide.

"Creo que está acabado", dijo Levine. "Trabajará, existirá, pero creo que ya manchó su obituario de por vida".Gibson rechaza desafiante la idea de que esté acabado.

"Han pasado 30 años desde que perdí el anonimato", dijo el actor a la AP. "Y han pasado 30 años desde que empezó la humillación pública. Y a veces alcanza un nivel global. Y lo que no te mata te hace más fuerte. Y les digo que ahora soy un hijo de ... (improperio) fuerte porque estoy de vuelta".

Gibson insistió en que su notorio pasado no afectará su capacidad de trabajar con los estudios de Hollywood.

"¿Qué escándalo?", respondió. "Eso es mayormente promoción de la prensa, ¡¿OK?! Puedo meterme en el estudio a trabajar con ellos o trabajar independientemente como quiera. Y seguiré adelante como siempre lo he hecho".

Gibson ha estado tratando de promocionar su nueva película. Asistió a los Globos de Oro el 17 de enero y con buen humor le llevó la corriente al anfitrión Ricky Gervais cuando éste, con una jarra de cerveza en la mano, lo presentó en el escenario diciendo: "Honestamente, me gusta un trago tanto como al tipo de al lado. A menos que el tipo de al lado sea Mel Gibson".También se le vio sonriente respondiendo llamadas telefónicas junto a otras estrellas en el teletón "Esperanza Para Haití Ahora" la semana pasada.

Pero ha tenido tropiezos. En una breve entrevista con la televisora KTLA, el reportero Sam Rubin se puso tenso al decirle a Gibson: "Algunos te darán la bienvenida, pero otros dirán que jamás debiste regresar".

Gibson, defensivo, preguntó, "¿Por qué?" A lo que Rubin respondió: "Por lo que ha pasado antes". Gibson: "¿Qué ha pasado antes?" Rubin: "Las declaraciones que se te han atribuido". Gibson: "Las declaraciones me fueron atribuidas pero no necesariamente las hice".

Tras la transmisión de la entrevista, Rubin se preguntó si Gibson lamentaba realmente los comentarios antisemitas que hizo en 2006, particularmente aquellos por los que se disculpó ampliamente en los días siguientes de su arresto.

Mientras algunos ponen en entredicho el remordimiento de Gibson, no cabe duda de que aún hay gente feliz de trabajar con él.

Gibson acaba de terminar de rodar la comedia "The Beaver", dirigida por su amiga Jodie Foster, quien hace el papel de su esposa en el filme. Y ha escrito el drama carcelario "How I Spent My Summer Vacation", que protagonizará más adelante este año.

También planea dirigir a Leonardo DiCaprio en una épica que dice "le pondrá la V a Vikingo".

Si suena un poco estrafalario, esa es una de las razones por las cuales muchos están ansiosos de recibir a Gibson de vuelta en la industria.

"Como judío, debo decir que Mel Gibson es mi antisemita favorito", dijo el veterano reportero de cine Lewis Beale. "Es un tipo increíblemente talentoso tanto al frente como detrás de la cámara".

Vive la adrenalina de la 7ma temporada