Gran revuelo por el vestido de la ministra israelí de Cultura en Cannes

Habría podido pasar desapercibida en la alfombra roja del Festival de Cannes, pero la ministra israelí de Cultura consiguió desatar una tormenta en las redes sociales al subir la escalinata luciendo un vestido que parecía tener aires de manifiesto.

Miri Regev, ministra muy conservadora del gobierno de Benjamin Netanyahu, se presentó en la apertura del festival con un largo vestido color marfil que tenía estampado, en el bajo, un panorama de Jerusalén y de su Ciudad Vieja, con la característica cúpula dorada.

El atuendo parecía ser una declaración, pues gran parte del discurso de la derecha israelí se centra en Jerusalén, denunciando que se ponga en duda el vínculo histórico entre los judíos y la ciudad o la soberanía israelí sobre ésta.

El vestido dio lugar a una serie de subidas de tono. Así, con fotomontajes, se sustituyó la imagen del panorama con la de un bombardeo del territorio palestino de la franja de Gaza o con el muro de hormigón levantado por Israel y descrito por los palestinos como el "muro del apartheid".

La cuenta de Twitter de "la Verdad sobre los proyectos de Israel" muestra el vestido con la bandera israelí y manchas de sangre. El mensaje que quiso dar Israel es que "Jerusalén ocupado es su capital", afirmaba el tuit.

Israel considera a toda Jerusalén como su capital indivisible, incluyendo la parte palestina (Jerusalén Este), de la que se apoderó en 1967 y que anexionó en 1980.

Los palestinos quieren establecer en Jerusalén Este la capital del Estado al que aspiran. La anexión no ha sido reconocida por la comunidad internacional y la ONU considera Jerusalén Este como territorio ocupado.

El diario israelí Maariv presentó el vestido de Regev como un homenaje al día de Jerusalén, previsto la semana próxima, y que marcará el 50º aniversario de la toma de Jerusalén Este.

Algunos alabaron la elección de la ministra."Nosotros decimos "¡guau!" es es un vestido-manifiesto", tuiteó un internauta.

Otros se mostraron más preocupados por la estética que por el mensaje. "Independientemente de la política, espero que todos estemos de acuerdo: poco importa cuánto gastó Miri Regev en este vestido, es excesivo de todas formas", apuntaba un internauta.



Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes