Henry Golding de “Crazy Rich Asians” procesa loco estrellato

Henry Golding estaba trabajando como presentador de un programa televisivo sobre viajes en Singapur cuando se enteró de que el libro "Crazy Rich Asians" sería llevado al cine. La ciudad-estado, recuerda, estaba encendida ante la idea de que una gran producción de Hollywood llegaría al sureste de Asia.

"Pensé, 'guao, esto va a ser increíble... para alguien más'", Golding, de 31 años, dijo recientemente. "Estaba muy emocionado por otro. Fue extraño".

Aun con su esculpida guapura, su innegable carisma, sus ambiciones actorales y su comodidad frente a las cámaras tras casi una década presentando programas para ESPN Asia, BBC y Discovery Channel Asia, nunca imaginó que terminaría estando en _ y mucho menos protagonizando _ el filme como el afable heredero educado en Oxford Nick Young.

"Sabía que quería ser actor, simplemente pensé que ellos no se arriesgarían conmigo habiendo tantos actores increíbles y tantos modelos súper apuestos en China que estoy seguro podrían convertirse en actores", dijo Golding. "Pensé, 'hombre, lo van a conseguir y estoy feliz por ellos, pero no seré yo'".

Aún más loco es cómo Golding entró en la contienda. Una contadora de un estudio que trabaja en Malasia lo había conocido años atrás en una fiesta. Golding le dejó tan buena impresión que ella se lo sugirió a un productor, y éste entonces lo recomendó al director Jon M. Chu, quien estaba a punto de comenzar el rodaje y aún no había encontrado a su Nick.

Chu quedó intrigado tras revisar la presencia de Golding en internet (Instagram, YouTube...). Tenía el estilo y acento adecuados y una cualidad de astro digna de un gran estudio de cine. ¿El único problema? Golding no le repondía las llamadas. Decidido, Chu se dio cuenta de que tenían un amigo en común en Facebook, el inversionista de capital de riesgo Steve Jang, quien logró conseguir a Golding de vacaciones en Tokio y le dijo que apartara un tiempo para hablar con Chu vía Skype.

"Pensé ‘quizás es un cameo, quizás es un personaje secundario’", dijo Golding. "Nos metemos en Skype y me dice, 'Te quiero para Nick'".

La productora Nina Jacobson supo que habían dado con el perfecto galán para este cuento de hadas moderno.

"Realmente se le puede entender en ambos mundos: es un tipo con el que puedes ir a jugar baloncesto pero también un tipo que puede entrar a la hacienda de su familia y ser el heredero que se espera que sea y sentirse como en casa en ambas situaciones", dijo Jacobson. "Henry naturalmente tenía esas cualidades. ... Tiene una seguridad interior y una dulzura y una humanidad que realmente le hablan al personaje".

En el plató, aunque nervioso, Golding dijo que los productores y el director le dieron total libertad.

"Estaba un poco asustado, como 'no sé si lo estoy haciendo mal, si lo estoy haciendo bien'. Pensé, ‘supongo que seguiré haciendo lo que estoy haciendo’", contó riendo.

Y debió haber hecho algo bien, porque ni siquiera tuvo la oportunidad de parar antes de recibir la llamada de otro director de Hollywood, Paul Feig, invitándolo a actuar en otra película. Feig buscaba a un actor para protagonizar junto a Blake Lively "A Simple Favor", que se estrena el 14 de septiembre. Se enteró de Golding a través de su esposa, Laurie Feig, una admiradora de "Crazy Rich Asians" que lo exhortó a echarle un ojo a este interesante actor debutante. Y justo antes de que la gira de prensa de "Crazy Rich Asians" comenzara a tomar fuerza, Golding ya estaba en Vietnam filmando otra cinta, el drama "Monsoon", que debutaría en festivales de cine el próximo año.

Basta decir que ha pasado un tiempo desde la última vez que Golding estuvo en casa. El actor y su esposa, Liv Lo, se están adaptando a su nueva realidad: glamorosas sesiones de fotos para Vanity Fair, reuniones con Anna Wintour, funciones y conferencias de prensa alrededor de Estados Unidos.

"Nina Jacobson me dijo, 'te estoy pagando 50% para hacer la película, 50% para que me hagas una publicidad de (palabrota)'", dijo Golding entre risas. "Ese es el acuerdo".

Mientras Golding va tramando el curso de su floreciente carrera, se remite a los clásicos en busca de inspiración. Cita a Paul Newman, Cary Grant, Gregory Peck y Clark Gable como modelos que le gustaría emular.

"No ha habido un protagonista de ese tipo proveniente de Asia", dijo el actor. "Quiero traer eso de vuelta".


Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes