Llosa: "La teta asustada" es difícil y complicada

ETIQUETAS

LOS ANGELES (AP). La metáfora y simbología son claves para entender lo "complicado y difícil" de "La teta asustada", explicó la directora peruana Claudia Llosa sobre su película nominada al Oscar.

El drama psicológico de la realizadora radicada en Barcelona narra la historia de una joven traumatizada indirectamente por la guerra contra el terrorismo que azotó duramente el Perú durante la década de 1980.

Pese a ni siquiera haber nacido en la época de la violencia terrorista, Fausta, interpretada por Magaly Solier, vive con el temor de ser violada igual que su madre. Para evitar ser víctima de ese mismo abuso, decide ponerse secretamente una papa en la vagina y ahuyentar así a quienes quisieran hacerle daño.

Algunas provincianas, como Fausta y su madre, creen que el trauma en cuestión, al que llaman "la teta asustada", se transmite a los bebés a través de la leche materna.

La muerte de su progenitora hace que la protagonista confronte su secreto y otros desafíos prácticos en búsqueda de una sanación.

El filme está inspirado en el libro "Entre prójimos: El conflicto armado interno y la política de la reconciliación en el Perú", de la antropóloga de Harvard Kimberly Theidon.

"'La teta asustada' es una película complicada, difícil, que no todo productor está dispuesto a echarse a los hombros", dijo a la AP la directora y guionista del filme en una entrevista en Los Angeles. "Por eso la metáfora y los símbolos son importantes. No sólo en lo poético, en lo gráfico, sino en el diálogo".

Puso como ejemplo la papa, que en la película aparece como un símbolo de protección pero que también puede tener otras interpretaciones, como la de un tumor (por la forma del tubérculo con raíces), la de la conexión con la tierra y lo poético y bello de la flor del tubérculo.

"La papa le da ese toque tridimensional (a la película). Es un elemento que nos remite a nuestro orgullo (peruano), a nuestras raíces. La papa es la base de nuestro alimento nacional y es una semilla además y a la vez es como algo que te late, que vive, florece", expresó la cineasta de 33 años. "También puede verse (en el filme) como un tapón, como método de escudo, que nos revela como el ser humano es capaz de llegar a lo inimaginable para preservar su dignidad".

A través de sus metáforas y símbolos, el filme también resalta la "capacidad de lucha y la alegría de vivir" de un pueblo castigado y pobre, añadió la realizadora.

"También intento reflejar un pueblo que transforma su necesidad en virtud, como una tumba en una piscina. Esa cosa aspiracional de gente de pueblo que puede subir escaleras interminables y que la suben con la bicicleta encima, como si no pesara nada", dijo sobre otras parte de su filme.

Llosa dijo que con "La teta asustada" quiso crear un espacio para que las secuelas sobre la guerra contra el terrorismo se sigan debatiendo.

"Lo que me interesa es retratar el hoy, el modo como se maneja el tema hoy, como la herida ha quedado soterrada, enmudecida y mutilada", declaró. "No pretendo abarcar nada más que mi propia conexión con el tema ... (sino) contar una historia que permita de cualquier manera traer el tema a colación, a que la gente se atreva a lanzar preguntas al aire, a encontrar una razón sobre lo que pasó".

El filme en español y quechua, que se alzó el año pasado con el Oso de Oro en el Festival de Cine de Berlín, es el primero peruano postulado al Oscar como mejor cinta de lengua extranjera y el segundo largometraje de Llosa, después de "Madeinusa".

Por el premio de la Academia se medirá con la argentina "El secreto de sus ojos", la israelí "Ajami", la francesa "Un profeta" y la alemana "La cinta blanca".

La ceremonia del Oscar es el domingo 7 de marzo en el Teatro Kodak de Los Angeles.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada