María Conchita Alonso confía en haber ayudado a nuevas latinas

LOS ÁNGELES ( AFP). La actriz cubano-venezolana María Conchita Alonso estrena un nuevo filme con la certeza de haber ayudado a abrir el camino a la camada de actrices latinas que están triunfando en Hollywood, según dijo a la AFP de cara al estreno de " Without Men" en las salas estadounidenses.

Alonso, que emigró a Estados Unidos en 1982 tras haberle puesto rostro a numerosas telenovelas venezolanas, es a sus 54 años una de las pocas actrices latinas que consiguió participar en filmes taquilleros en los 80 como "The Running Man" (1987), que coprotagonizó con Arnold Schwarzenegger; "Colors" (1988), con Sean Penn y Robert Duvall o "Predator 2" (1990), con Danny Glover.

Aunque quizás una de sus interpretaciones más memorables sea la de la esposa de un pescador en el filme de bajo presupuesto "Caught" (Atrapados, 1996), que le mereció un premio Spirit del cine independiente como mejor actriz.

" Estoy muy consciente de que yo fui una de las que les hizo más fácil su entrada al grupo de latinas que está triunfando en el mercado", dijo Alonso a la AFP, en tiempos en que actrices como Eva Longoria, Sofía Vergara y Salma Hayek, por ejemplo, han conseguido salir del circuito del "jet set" hispano y son aceptadas en el selecto club anglo de las estrellas hollywoodenses.

Pero en los primeros años de su carrera estadounidense, recuerda Alonso, los papeles que conseguían los hispanos " eran únicamente despectivos"; un poco al estilo de lo que solía decir Sidney Poitier, quien supuestamente se quejaba de conseguir sólo papeles de personajes negros y no de personajes a secas.

Este panorama, no obstante, está comenzando a cambiar para los hispanos de Hollywood: " Hoy en día ya tenemos personajes mejores (...) Hace años que siento el cambio aquí, hace años que (los latinos) tenemos más respeto en la industria estadounidense", dice la cantante de "Una noche de copas".

En "Without Men" -una producción estadounidense dirigida por la directora argentina Gabriela Tagliavini- Alonso representa a Lucrecia, la dueña de un burdel en un pueblo remoto en algún lugar impreciso de Latinoamérica que se ha quedado sin hombres debido a la guerrilla.

" Le enseño a las mujeres cómo darle placer a los hombres y darse placer ellas mismas dado que no están los hombres", cuenta Alonso sobre el filme en el que Eva Longoria asume el mando del pueblo, que es descubierto con sorpresa -y deleite- por el actor estadounidense Christian Slater.

Para Alonso el argumento del filme, que tuvo su preestreno en el Festival de Cine Latino de Los Angeles (Laliff) el domingo pasado, no se asocia a los estereotipos de la mujer latina, sino que por el contrario subraya "la fuerza de la mujer" en una historia sobre el poder femenino, adobada con algunas escenas lesbianas.

Hablando del poder femenino en la industria del cine, y no ya en un pueblo ignoto azotado por la guerrilla, la directora de la cinta considera que si bien las actrices hispanas han sido testigo de un cambio de percepción sobre sí mismas, " aún queda mucho por hacer" a nivel de producción y dirección.

Hoy en día, " casi todas las 'networks' (canales) están poniendo uno que otro actor latino", dijo Tagliavini a la AFP, lamentando que este cambio no ocurra también a nivel empresarial.

La estadounidense de origen mexicano Eva Longoria se dio a conocer por la serie "Desperate Housewives", Alonso fue la villana de "Saints and Sinners" y la colombiana Vergara acaba de recibir una nominación al Emmy de la televisión como mejor actriz de reparto por "Modern Family".

" En el tema de (la presencia de) actrices latinas en Estados Unidos veo un gran cambio", asegura Tagliavini, según quien el público estadounidense se está rindiendo al hecho de que " las mujeres latinas son muy guapas y los latinos en general son muy divertidos".

Vive la adrenalina de la 7ma temporada