Eva Mendes y Keira Knightley se retan en Roma con "Last Night"

Roma ( EFE). Las actrices Eva Mendes y Keira Knightley inauguraron hoy la V edición del Festival Internacional de Cine de Roma con " Last Night", una historia de tentación, celos y traición que ha puesto a prueba de seducción a estas dos cotizadas estrellas.

Aunque la crítica le haya dado una fría acogida, "Last Night", dirigida por la iraní afincada en Estados Unidos Massy Tadjedin, ha dejado alto el nivel de 'glamour' del certamen con la presencia de sus protagonistas femeninas, que han abierto el festival con un intenso debate sobre la infidelidad y la verdad de las emociones.

La indiscutible sensualidad de Eva Mendes y el encanto natural de Keira Knightley, que pasará esta noche por la alfombra roja del festival, han creado un explosivo cóctel para este drama romántico que se adentra en la psicología más profunda de las relaciones contemporáneas y en las dudas que acechan a una pareja aparentemente perfecta.

"Last Night" pone a prueba a Johanna y Michael Reed, un matrimonio joven -formado por Knightley y el australiano Sam Worthington- que se tiñe de sospecha y celos en una fiesta en la que ella observa cierta tensión sexual entre su marido y una compañera de trabajo (Eva Mendes), con quien se marchará de viaje al día siguiente.

Las dudas de Johanna se despejan después de una fuerte discusión con su marido, pero mientras él está fuera aparece un viejo amor, Alex -interpretado por el francés Guillaume Canet- que amenaza la estabilidad de su matrimonio.

A modo de historias paralelas, Tadjedin narra cómo transcurre la noche para estas dos parejas con un relato lleno de sutileza, ambigüedad y carente de respuestas sobre los límites de la fidelidad.

" La belleza de esta película reside en que no tiene respuestas. Provoca discusión y debate, porque plantea situaciones que siempre son distintas para cada uno", subrayó en la presentación del filme la británica Knightley, protagonista de la exitosa saga " Piratas del Caribe".

Para la directora, su ópera prima es ante todo " una historia de amor" que plantea " qué es para cada persona la infidelidad, si hay que pasar o no una línea de demarcación física".

El resultado es un filme íntimo, cargado de primeros planos, que intenta descifrar lo que esconde la mirada de cada personaje y otorga más atención a los gestos que a las palabras.

De la complejidad de este cuarteto amoroso Eva Mendes quiso destacar la interpretación de Worthington, que describe " la lucha de un hombre que se pasa toda una noche intentando tomar la decisión correcta".

En cuanto a su propio personaje, Mendes, consciente de sus poderes de seducción fuera y dentro de la pantalla, asegura que ha trabajado " para reducir el elemento de sensualidad".

" No queríamos hacer un personaje demasiado sexy, ni limitar el debate interno que encarna Sam Worthington al de un tipo que se siente atraído sexualmente por su compañera de trabajo", matizó.

Guillaume Canet, que mañana presentará como director "Les petits mouchoirs", es quien pone el toque romántico a la cinta al encarnar a un hombre "sensible", un joven escritor que él mismo definió como "Peterpanesco".

" Hoy en día la mujer tiene otra posición: los hombres se han vuelto más sensibles, expresan sus emociones y muestran sus debilidades", reflexionó al hablar de su personaje.

Ahora falta saber si la película convencerá al jurado, pero está claro que sus protagonistas han confirmado en ella su condición de estrellas. En particular Knightley, de 25 años, la única que se detuvo ante el público al finalizar la rueda de prensa, y a quien la propia Mendes definió hoy como " la mejor actriz de su generación".

Vive la adrenalina de la 7ma temporada