Ministra israelí de Cultura critica una película candidata al Óscar

"Foxtrot", la película israelí candidata a los Óscar, suscitó el miércoles la indignación de la ministra de Cultura Miri Regev por una escena en la que soldados israelíes matan a un palestino inocente.

La cinta, que obtuvo el Gran Premio del jurado en la Mostra de Venecia, cuenta una historia de luto con dos generaciones traumatizadas por el servicio militar y aborda el tema de la ocupación israelí en los Territorios Palestinos.

La película dirigida por Samuel Maoz ganó el martes el premio de la Academia Israelí de Cine, que le permite ser candidata para los Óscar en la categoría de mejor película de habla no inglesa.

Miri Regev, que mantiene unas relaciones tumultuosas con el mundo artístico israelí, criticó con dureza esa decisión.

Aunque confesó no haber visto la película, no dudó en denunciar la escena en la que soldados israelíes matan a un palestino inocente en un momento de pánico, un acto ocultado con la ayuda de un oficial.

"Se trata de una terrible acusación de asesinato ritual", se indignó la ministra en un vídeo en su página de Facebook.

"Como ministra y madre de hijos que sirvieron en el Tsahal (ejército israelí) me avergüenza que esa película haya obtenido una recompensa tan prestigiosa", añadió Regev.

Según ella, "Foxtrot" es "difamatoria" y "falaz" respecto al ejército israelí. "La película premiada sólo representa a quienes la eligieron y no a la sociedad o el Estado de Israel. Sólo puede presentar mis disculpas a los soldados israelíes y a sus familias", insistió.

La ministra advirtió, asimismo, que la política de subvenciones públicas concedidas a las películas "iba a cambiar", dando a entender que las obras consideradas como "antiisraelíes" dejarían de recibir ayuda.

Maoz ya había triunfado en Venecia en 2009 con "Lebanon", su primera película autobiográfica, que muestra los horrores de la guerra a través del visor de un tanque durante la primera guerra del Líbano en 1982.

La ministra Regev causó revuelo en la alfombra roja de la última edición del festival de Cannes al vestir un largo vestido de color marfil que representaba un panorama de Jerusalén.

Su intención era justificar la anexión de Jerusalén Este, la parte palestina de la ciudad santa ocupada por Israel desde 1967, que jamás fue reconocida por la comunidad internacional.


Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes