Molina se pasea entre cine y teatro con mismo éxito

LOS ANGELES (AP). La tercera tal vez sea la vencida con los Tony para Alfred Molina, pero por lo pronto, el actor inglés de padre español sigue cosechando éxitos en el mundo del séptimo arte, con papeles en "El príncipe de Persia" y "El aprendiz de brujo".

Molina recibió a principios de mayo su tercera postulación al máximo galardón de Broadway, al mejor actor, por su interpretación del pintor expresionista abstracto Mark Rothko en la obra "Red". Ya había sido nominado en el 2004 por el clásico musical "El violinista sobre el tejado" y en 1998 por "Art".

¿Cómo mantiene en equilibrio una exitosa carrera teatral con una cinematográfica?

"La carrera no es algo que uno planea, sino algo que uno mira de atrás para adelante", dijo Molina en una entrevista reciente con la AP. "Yo he sido muy afortunado".

El actor, cuyos créditos incluyen "Frida", "An Education", "La Pantera Rosa" y "Spider-Man 2", regresa a la gran pantalla el 28 de mayo con "El príncipe de Persia", dirigida por Mike Newell, y nuevamente en julio con "El aprendiz de brujo".

En "El príncipe de Persia", Molina da vida a un jeque oportunista, Amar, que organiza carreras de avestruces y termina ayudando al protagonista, el príncipe Dastan, interpretado por Jake Gyllenhaal, quien en su lucha por limpiar su nombre tras el asesinato de su padre descubre un secreto mágico capaz de retroceder el tiempo.

Dastan y la princesa Tamina (Gemma Arterton) unirán fuerzas para proteger la llave de este secreto, una daga de cristal de la que depende el futuro de la humanidad. Unida por el destino, la pareja pasa por muchas aventuras en la cinta de ficción ubicada en la Persia del siglo VI.

El guión está basado en el videojuego homónimo creado por Jordan Mencher en 1989.

En "El aprendiz de mago", del director Jon Turteltaub, Molina da vida a Maxim Horvath, archirrival del personaje principal, Balthazar Blake (Nicolas Cage), un mago que recluta a un aprendiz (Jay Baruchel) para defender Manhattan de fuerzas ocultas.

Ambos filmes fueron producidos por Jerry Bruckheimer, ganador de seis Oscar y responsable de éxitos taquilleros como la trilogía "Piratas del Caribe" y las dos "National Treasure".

"Es muy divertido trabajar para Jerry. No es como trabajar con un productor al que nunca ves. El siempre está allí", dijo el actor de 56 años. "El tiene un estilo épico, hace películas con conceptos elevados".

Molina, quien interpretó al pintor mexicano Diego Rivera en "Frida" (2002) y ha dado vida a personajes hispanos en filmes como "La familia Pérez" (1995), "Crónicas" (2004) y más recientemente "Nothing Like the Holidays" (2008), no descartó volver a hacerlo.

"Sería una manera maravillosa de ... recargar baterías", apuntó.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada