Paolo Sorrentino y otros directores "lost in translation"

Redacción Cultura ( EFE) El estreno de "This Must Be The Place", la primera aventura en inglés del prestigioso Paolo Sorrentino, recuerda el descenso cualitativo que directores como Ingmar Bergman, Florian Henckel von Donnersmarck, Wong Kar Wai o Fernando Trueba sufrieron al traducir su genio al inglés.

El italiano Paolo Sorrentino, aupado en los David de Donatello con "Le conseguenze dell'amore" y reconocido internacionalmente por "Il Divo", parecía dar un salto seguro hacia el mercado angloparlante con "This Must Be The Place", avalado por Sean Penn y Frances McDormand.

En cambio, en el estreno de la película en el Festival de Cannes de 2011 recibió críticas tibias que, en el mejor de los casos, resaltaban la ruptura entre el cine anterior de Sorrentino, marcado por el ingenio y la densidad temática, y su última película, que se estrena el próximo fin de semana en España.

Mientras otros directores italianos como Bernardo Bertolucci o Michelangelo Antonioni crearon obras maestras en inglés, Sorrentino no parece haber tenido de momento la misma suerte, pero tampoco está solo en esa pérdida sustanciosa de la calidad que produce el cambio de idioma.

El director checo Milos Forman reconoció en una ocasión a Efe que, en ese "lost in translation", recordando a Sofia Coppola, que le había supuesto trasladarse de su país a Hollywood, había perdido la capacidad de crear humor, aunque la solemnidad engrandeció su cine en "One Flew Over the Cuckoo's Nest" o "Amadeus".

Pedro Almodóvar, aunque asegura que tiene entre sus próximos proyectos un guión en inglés y ambientado en Estados Unidos, durante mucho tiempo aseguró que el español era parte necesaria de su universo cinematográfico.

Y, aunque existen ejemplos como Ang Lee, Roman Polanski o Lasse Halström que han encajado a la perfección en los patrones del mejor cine anglosajón, muchos otros erraron en su salto al cine en la lengua de Shakespeare.

El ejemplo más reciente y más escandaloso es el del alemán Florian Henckel von Donnersmarck, que tras encandilar al mundo (Óscar incluido) con "Das Leben der Anderen", dio un giro hacia el descalabro, de la mano de Angelina Jolie y Johnny Depp, en "The Tourist", cambiando la excelencia intelectual por el entretenimiento vacuo.

También sorprendió que el bosnio Danis Tanovic, autor de la cáustica visión del conflicto balcánico en "No Man's Land" y superviviente en su aproximación al drama francés en "L'Enfer", no tuviera fortuna al rodar en inglés el drama imposible de "Triage", con Colin Farrell, Paz Vega y Christopher Lee.

Y como último ejemplo reciente, cabe señalar cómo la sofisticación sensorial y sentimental de Wong Kar Wai en cintas como "In the Mood for Love" lucía mucho más almibarada y menos sutil ambientada en Estados Unidos en "My Blueberry Nights".

Mirando a las carreras de maestros incontestables, también existen ejemplos similares que, en cambio, no tuvieron repercusión dentro de filmografías deslumbrantes.

Ingmar Bergman no supo traducir con la misma naturalidad la pulsión trágica de "Persona" o "Viskningar och rop" al rodar en inglés "The Touch", protagonizada por Elliot Gould y uno de los títulos más denostados del realizador sueco.

Luis Buñuel, capaz de rodar en Francia, México y España con igual genialidad, se pasó al inglés en "The Young One" y una versión "sui generis" de "Robinson Crusoe", dos cintas que no se encuentran entre las más recordadas del director pero que, en cambio, él sí las tenía un especial cariño.

Y Jean Renoir, que abrió el camino de los directores franceses al triunfan en Hollywood con cintas rodadas en francés, especialmente "La règle du jeu" o "La grande illusion", no tuvo la misma suerte al rodar en inglés "This Land Is Mine" o "Elena et les hommes", aunque en India filmó su obra maestra "The River".

François Truffaut abandonó el francés para trabajar con Julie Christie y Oskar Werner en la adaptación de "Fahrenheit 451", una rareza en su filmografía, mientras que Jean Pierre Jeunet coqueteó con Hollywood y revivió a la teniente Ripley de "Alien Resurrection", que palidece frente a títulos como "Amelie" y "Delicatessen".Finalmente, en España, el caso más llamativo fue el de Fernando Trueba quien, jaleado por el Óscar conseguido por "Belle Epoque", rodó en Estados Unidos "Two Much", más famosa por haber unido a Antonio Banderas y Melanie Griffith que por su éxito de crítica y público.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes