Redford y su filme independiente sobre muerte de Lincoln

TORONTO (AP). El Festival de Cine de Sundance de Robert Redford ha hecho que jóvenes directores consigan distribución para sus películas independientes.

Ahora Redford ha logrado que el Festival Internacional de Cine de Toronto le distribuya a él un drama realizado fuera de Hollywood.

Adquirida este miércoles por Lionsgate y Roadside Attractions, la saga sobre el asesinato del presidente Abraham Lincoln "The Conspirator" fue una de las cintas más grandes que entró al festival canadiense sin contrato de distribución.

Redford ya había estado en Toronto con otra cinta que dirigió, "A River Runs Through It" (1992). La gente le había preguntado sobre la posibilidad de estrenar "The Conspirator" en Sundance en enero, pero nunca lo consideró, recordando los sentimientos encontrados que tuvo cuando su propio festival exhibió en el 2004 el filme "The Clearing", que protagonizó.

"Me incomodó y todavía me incomoda y pienso que fue un error. Más nunca quiero hacer eso. Me parece una actitud ventajista y simplemente no quiero hacerlo", dijo Redford, de 74 años, en una entrevista.

"The Conspirator" es una producción de 20 millones de dólares, pequeña para los estándares de Hollywood pero enorme para el mundo independiente, donde las películas a menudo las hacen desconocidos que funden sus tarjetas de crédito para cubrir los costos básicos del rodaje.

La historia de "The Conspirator" también es inmensa, al relatar lo que ocurrió después del asesinato, cuando la dueña de una pensión Mary Surratt (interpretada por Robin Wright) fue enjuiciada en un tribunal militar junto con otro hombre acusado de tramar el asesinato de Lincoln, John Wilkes Booth.

Designado a regañadientes como defensor de Surratt, un héroe de la Guerra Civil (James McAvoy) gradualmente llega a dudar de los motivos de su propio gobierno, al ver a su clienta como un chivo expiatorio en una farsa de juicio.

"The Conspirator" es la primera producción financiada por la American Film Co., creada por el multimillonario Joe Ricketts, quien fundó la correduría de Internet Ameritrade y cuya familia es dueña de los Cachorros de Chicago. Ricketts creó la productora para realizar filmes basados en la historia estadounidense.

Wright, como muchos estadounidenses, no sabía nada del juicio por conspiración que siguió al asesinato.

"El nombre conocido mientras crecía, en las clases de historia, era el de Booth", dijo Wright. "Eso es todo lo que recuerdo".

La película está llena de retórica sobre las libertades civiles y los derechos constitucionales, con afirmaciones que podrían ser hechas por quienes cuestionan los tribunales y la detención de sospechosos de terrorismo en la actualidad.

"El hecho de que existan comparaciones, es en parte porque se trata de un error judicial, lo que creo es parte de la experiencia humana. No sólo de la experiencia reciente de los países occidentales post-11 de septiembre", expresó McAvoy. Redford "se esforzó para que no se nos fuese la mano. Tuvimos que cambiar algunas de las líneas también porque eran demasiado directas, y algunas de las cosas que decían los personajes eran como citas de muchos políticos de hoy".

Redford señaló que fue cuidadoso con la retórica, al decir, "me crean la imagen _ quizás por mi propia culpa _ de ser alguien que hace películas políticas con un tono liberal".Cualquier paralelismo con la vida de hoy surge naturalmente de la historia que se desarrolla en "The Conspirator", añadió.

"Lo hermoso es que esto no es algo que un cineasta inventa para meterlo como una especie de lección o sermón para llamar la atención. La historia lo provee", dijo Redford. "La historia es una serie de ciclos. Los patrones siguen repitiéndose. Si entienden a McCarthy, entenderán a Nixon, y entenderán a Bush ... Entenderán esos patrones".

También actúan en "The Conspirator" Kevin Kline, Evan Rachel Wood, Alexis Bledel, Justin Long, Tom Wilkinson y Colm Meaney.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada