Rudo y Cursi llega a EU venciendo obstáculos

LOS ANGELES (AFP). La comedia "Rudo y Cursi", aplaudida por la mayoría de las audiencias hispanohablantes, halagada en festivales y hecha delante y tras las cámaras por las estrellas del cine mexicano, llega a Estados Unidos con distribución limitada como si fuera una historia sólo para latinos.

"Una estupenda historia universal ambientada en México, con un humor muy bien logrado", comentó en estos días uno de los críticos de cine de una de las radios anglosajonas más respetas en la costa oeste estadounidense, KCRW.

La cinta protagonizada por Diego Luna y Gael García Bernal arrancó elogios en el último festival de Sundance, cautivó en Argentina, España y Centroamérica, la apoyó en taquilla su público mexicano y la prensa especializada estadounidense ha tenido buenas críticas para este drama cómico de un México pobre, pero su distribución será en 350 salas y de forma escalonada sólo en algunas ciudades.

Dirigida por el menor de los hermanos Cuarón, Carlos, y producida por Cha Cha Chá, empresa de Alejandro González Iñárritu, Alfonso Cuarón y Guillermo del Toro -tres figuras archiconocidas en Hollywood-, "Rudo y Cursi" llega a las salas una semana después del estreno de "X-Men Origins: Wolverine" y el mismo fin de semana de la versión 11 de "Star Trek", ambas distribuidas en más de 4.000 cines.

"Es bajo, sí, sobre todo en comparación con la distribución de las películas aquí, pero me da gusto porque se va estrenar en Estados Unidos y porque creo que tiene muchas posibilidades de que le vaya bien, porque ha conectado con mucha gente que la ha visto", dijo a la AFP Cuarón en Los Angeles.

Carlos Cuarón, que escribió esta cinta pensando en García Bernal y Luna para los papeles principales, incluso antes del éxito de "Y tu mamá también" (2001), ofreció estas declaraciones antes de una premiere en Hollywood el martes en la noche en una sala donde más de 500 personas ovacionaron su obra.

"Finalmente un 'foreign language', como le dicen aquí, una película chiquita como 'Rudo y Cursi' comparativamente a como son las películas acá, 350 copias es un chorro, mucho", dijo el cineasta sobre un filme cuyos afiches abundan en los barrios latinos o se promociona en medios en español mucho más que para el gran público de la megalópolis de California.

"Aunque esta película puede ser categorizada como la típica historia de 'pobres a ricos', la realidad es la intensa dinámica e impecables momentos cómicos entre las dos estrellas. Sólo deseo que estén juntos en cada película", comentó la crítica del Village Voice de Nueva York, halagando el guión -de Carlos Cuarón-, y alabando a Luna y García Bernal.

Pero en la premiere del martes en Los Angeles no faltaron los elogios para "'Batuta', ese director técnico argentino" en la trama de estos dos hermanastros con dotes futboleras que sueñan con la gloria.

Se trata del comediante Guillermo Francella, una estrella de la televisión argentina que según Cuarón llegó a este papel "por un sueño" del propio cineasta.

Fueron presentados fugazmente por un amigo en un viaje a Buenos Aires y luego Cuarón lo vio en la televisión cinco minutos. Mucho después, en plena producción de la cinta, "una noche soñé con este personaje en mi película que tenía su cara, era él, Francella, el que hacía de 'Batuta'", relató.

"Yo quería que el director de 'casting' lo incluyera en su prueba, pero al mismo tiempo tenía un poco de miedo o aprensión porque me habían dicho que era una estrella ya en Argentina, quizás no querría hacer cine o sería una diva".

"Pero me encontré con un actor en sus 50 años, con ganas de dar un giro, de probar algo nuevo, muy humilde ante la nueva propuesta, y fue así que surgió todo", explicó.

Y Francella asumió un papel hecho a su medida en esta historia que a juzgar por las reacciones del público en proyecciones previas podría ganarse de a poco más seguidores en este país de secuelas de presupuestos millonarios.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes