Sofía Coppola regresa a Venecia con "Somewhere"

VENECIA, Italia (AP). En su más reciente película, Sofía Coppola ofrece al espectador una mirada íntima a dos mundos que conoce bien: los hoteles y Hollywood.

"Somewhere", que se estrenó el viernes en el Festival de Cine de Venecia, cuenta la historia de un astro del cine, interpretado por Stephen Dorff, quien se da cuenta del vacío de su existencia a través de los ojos de su hija de 11 años, en la actuación de Elle Fanning.

Al igual que "Lost in Translation" (Perdidos en Tokio), que también se presentó en Venecia en el 2003, "Somewhere" se desarrolla totalmente en hoteles, en su mayoría en el Chateau Marmont en Los Angeles, uno de los lugares en los que la directora recuerda haberse quedado con su famoso padre, el cineasta Francis Ford Coppola.

"Cuando era pequeña pasamos mucho tiempo en hoteles cuando estábamos en filmaciones con papá. Siempre me gustó vivir en hoteles; es como un mundo en sí", dijo la realizadora.

"Además no es un sitio permanente. Muchos de los personajes que me interesan están en un momento de transición, por lo que parece apropiado que estén en un escenario temporal".

En la trama, Johnny Marco (Dorff) se encuentra en un periodo de transición, aunque apenas parezca darse cuenta de su situación en medio de los encantos del estrellato. Acaba de finalizar una película y se encuentra en una especie de limbo entre un papel y otro.

"Lo que me pareció muy realista... hay un aislamiento que vive el actor cuando ha culminado una película", dijo Dorff. "Los actores de cine trabajamos juntos por tres meses, luego la película termina. No voy a una oficina todos los días. Me quedo sin saber lo que voy a hacer, hasta que aparece una nueva película".

Coppola dijo que quería presentar un "retrato del Los Angeles de hoy". La idea del filme, señaló, surgió mientras vivía en Francia, luego de terminar "Marie Antoinette", su última cinta. En esa etapa, pudo ver la ciudad desde la distancia, a través de las páginas de los tabloides que le traían los amigos que la visitaban.

La directora de 39 años le da un vuelco refrescante y con frecuencia irónico a los excesos asociados con la fama. Las gemelas que bailan en una barra a los pies de la cama de Johnny Marco transmiten el atractivo sexual de una porrista, rígidas y ligeramente desentronizadas, no logran gran respuesta de parte de Marco.

Marco, de hecho, no cae en cuenta de la poca satisfacción que le brindan los frutos del éxito hasta que aparece su hija Chloe.

"Quería escribir una historia sobre el punto de vista de un hombre, algo sobre la vida emocional de un hombre, porque era algo diferente para mí", dijo Coppola. "Sólo trate de imaginarme de cierto modo cómo luce todo a la mañana siguiente".

Coppola logra una sátira maravillosa del trato que reciben las estrellas, una que quizá sólo una hija de Hollywood puede hacerlo.

En un viaje a Milán para promocionar su nueva película, Marco recibe un premio de televisión que consiste en la grotesca estatuilla de un gato dorado sonriente llamado Telegatto, un galardón que existió hasta hace poco. Luego de un discurso de aceptación compuesto de cinco palabras en italiano, Marco es rodeado por chicas con poca ropa, mientras Chloe observa el espectáculo sentada en primera fila.

"Quería mostrar en la película el contraste entre el mundo del estrellato de Johnny Marco y el del personaje de su hijita", dijo Coppola. "El Telegatto para mí es lo mismo en todas partes del mundo. Tenemos esta cultura, en Estados Unidos, en Italia, en todas partes, hay como una actitud de ostentación".

¿Qué pensó su padre, el afamado cineasta, de la película?

"Me dijo que le encantó, y pensó que sólo yo pude haberla hecho, y que debemos hacer sólo las películas que sólo nosotros podemos hacer", dijo Coppola.

"Somewhere" es una de las 22 películas, más una sorpresa que no ha sido anunciada, que compiten por el codiciado León de Oro, a entregarse el 11 de septiembre.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada