Steve Martin celebra sus múltiples carreras

ETIQUETAS

A comienzos de la década de 1980 Steve Martin era una estrella de cine en ciernes cuando asistió a la celebración del Instituto Estadounidense de Cine (AFI) para Frank Capra y cómo Hollywood se arremolinaba ante el director ganador del Oscar.

Ahora Martin será el centro de esa celebración la próxima semana rodeado de amigos y colegas que ha ganado a lo largo de 48 años de carrera artística. Mel Brooks le entregará a Martin el 43er Premio a la Trayectoria del AFI en una ceremonia privada en Hollywood el 4 de junio.

"Este premio se lo han dado a un grupo tan prestigiado, que no puedo dejar de pensar '¿Qué hago aquí?", dijo Martin en una entrevista reciente. "Pero aun así me lo dieron, así que lo recibiré con muchísimo orgullo".

Martin dice nunca ha tenido un plan para su carrera, lo cual parece haber funcionado para el actor, guionista, comediante, productor, dramaturgo, novelista y músico.

"Siempre me pareció que tenía suerte de estar en donde estaba", dijo.

Uno de sus primeros trabajos como guionista fue para "The Smothers Brothers Comedy Hour", lo que lo llevó a escribir para otros programas. En 1979 coescribió y actuó en la película "The Jerk", seguido de "Dead Men Don't Wear Plaid" y "The Man with Two Brains". Cuando no podía encontrar un guionista para trabajar en una nueva versión de "Cyrano de Bergerac", decidió intentarlo él miso, el resultado fue "Roxanne" de 1987.

"Así que eso funcionó y me convirtió en guionista, un guionista solitario", dijo. "Hubo muchos pequeños accidentes para que eso sucediera".

Sir Howard Stringer, presidente del consejo directivo del AFI, calificó a Martin como una "fuerza creativa multifacética que no se rige ni por la convención ni por la precaución" y "un tesoro nacional cuyo trabajo nos ha impactado como una flecha en la cabeza".

Martin se volvió famoso haciendo comedia de "standup", además de tener participaciones destacadas en "Saturday Night Live" en los años 70. Pero el cine se convirtió en su medio favorito para el humor.

"Realmente me gustó la idea cuando comenzamos a hacerlo, lograr una comedia y no tener que repetirla todas las noches", dijo. "En el cine lo puedes hacer bien, con suerte, y nunca tienes que volver a preocuparte por eso".

Escribir películas lo inspiró a escribir drama y prosa. Una obra que escribió "en mi tiempo libre" se estrenará en el Teatro Old Globe de San Diego el próximo año. Martin también adaptó su novela corta, "Shopgirl", para la película homónima de 2005.

Escribir y tocar música ha le ha dado nuevos bríos para aparecer ante el público en vivo. Martin, quien toca el banjo, dijo que hay "mucha comedia" en los conciertos que toca con la banda de bluegrass Steep Canyon Rangers, "y ha sido muy divertido". Recientemente presentó un par de "standups" con su amigo Martin Short.

Recientamente Martin comenzó a trabajar en la nueva película de Ang Lee, "Billy Lynn's Long Halftime Walk" y espera trabajar algún día con Wes Anderson. Mientras tanto escribió un musical con Edie Brickell, y los dos planean lanzar un disco. También curará y exhibirá obras del pintor canadiense Lawren Harris.

Pero por ahora está pensando en las anécdotas que planea compartir en su homenaje en el AFI, que será transmitido después como un programa especial por TNT.

"Pareciera que yo hubiese tenido muchas carreras diferentes y que estuviéramos revisando todas ahora", dijo.

Al igual que con su Oscar honorario en 2013, Martin dijo que está practicando su discurso de agradecimiento leyéndolo en voz alta con su perro Wally.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes