Sting apoya filme sobre demanda a Chevron en Ecuador

PARK CITY, Utah, EU (AP). Sting arrancó una ovación con una improvisada sesión musical en el Festival de Cine de Sundance, pero su verdadero propósito era llamar la atención hacia un filme que lidia con la otra pasión del cantante: la conservación de la selva tropical.

"Crude" (Crudo), de Joe Berlinger, sigue una demanda colectiva de 15 años presentada por residentes ecuatorianos que argumentan que la petrolera Chevron Corp. es responsable de contaminar suministros de agua alrededor de la cabecera del Río Amazonas.

Sting y su esposa, Trudie Styler, fundaron la Rainforest Foundation y se involucraron con la causa a instancias de Berlinger. La película documenta el viaje de Styler a Ecuador en busca de hechos e incluye escenas de Sting cantando con su otrora grupo Police en el maratón musical del año pasado Live Earth, que tuvo por fin concientizar sobre el calentamiento global.

"Tengo un papel de extra en esta película y nada más. Estoy aquí para apoyar a mi señora", dijo Sting el domingo durante una entrevista con Styler, Berlinger y los abogados de los demandantes, Pablo Fajardo y Steven Donziger.

"Creo que es una gran batalla que luchar", añadió el artista. "Esta cinta aborda todo lo que hemos estado discutiendo: el derecho a respirar aire limpio, a beber agua fresca, a alimentar a nuestros hijos y tener una vida sana. Nadie tiene el derecho de meterse en el camino para eso".

Berlinger, cuyos documentales incluyen "Brother's Keeper", "Paradise Lost" y "Metallica: Some Kind of Monster", se sumerge en la selva tropical para documentar discusiones de campo con el juez y equipos legales involucrados en la demanda. También entrevista a indígenas que alegan que el agua contaminada con petróleo causa cáncer, lesiones cutáneas y otros males.

Los demandantes afirman que Texaco, adquirida por Chevron en el 2001, dejó un desastre ambiental cuando salió de Ecuador a principios de los 90 tras décadas de perforación.

Chevron sostiene que un acuerdo entre Ecuador y Texaco, que realizó una limpieza de 40 millones de dólares, la absolvió de toda responsabilidad en 1998.

La Rainforest Foundation está ayudando a traer tanques para recolectar la lluvia y proveer agua potable limpia como un recurso provisional. Pero los demandantes sostienen que Chevron debe pagar por las medidas a largo plazo.

"Todos estamos conscientes del hecho de que el mundo sin petróleo básicamente se pararía", dijo Fajardo, principal abogado de los demandantes.

"Si estas compañías actúan de manera más responsable, respetando la vida, creo que podríamos coexistir con las empresas petroleras. El problema no es el petróleo en sí. Es cómo lo extraen, en nuestro caso".

Vuelve a paralizar a todo PANAMÁ, en esta 8va temporada