Sundance se aprieta el cinturón ante la recesión

PARK CITY, Utah, EU (AP). Las buenas noticias para el Festival de Cine de Sundance son que la gente sigue yendo a las salas a pesar de los problemas económicos, y las malas, al menos para el centro de esquí donde se lleva a cabo el evento, es que puede haber menos clientes en las calles.

Las reservaciones en hoteles y otros alojamientos para el festival de 11 días que arrancó el jueves ya están cerradas. Y podría haber menos fiestas de lo usual, además de que éstas serían menos ostentosas.

Los distribuidores de películas de mente frugal están ahora más conscientes del clásico riesgo en el Sundance de pagar demasiado dinero por películas que nunca les permitirán recuperar su inversión.

"Es un mercado para compradores, al 100%. La gente está consciente de los costos, pero al mismo tiempo, no quieren perderse la oportunidad de encontrar una cinta que pueda ser exitosa", dijo Michael Schaefer, jefe de compras de la empresa Summit Entertainment, la que está detrás de la exitosa "Twilight".

"Siempre nos encantaría encontrar otra película, pero no tenemos que hacerlo. Realmente queremos estar seguros de que mantenemos un equilibrio saludable entre el precio correcto y la cinta correcta".

Las rentas de habitaciones han bajado un 8% con respecto a las del año pasado, dijo Bill Malone, presidente de la Cámara de Comercio y Oficina de Visitantes de Park City.

Sin embargo, para la mañana del día de la inauguración, el festival había vendido 218.000 de las 245.000 localidades disponibles para las cintas exhibidas en Park City, Salt Lake City y otras sedes en Utah, con un alza de 5% respecto a las ventas del 2008, dijo Linda Pfafflin, gerente de boletaje del festival.

Ello podría significar que ahora los pobladores locales están comprando más boletos, dijo Pfafflin.

Sundance siempre atrae a personas interesadas no tanto en el festival sino en ver a celebridades, a empresas que desean aprovecharlo para promover sus productos o a estrellas que solamente se presentan en las fiestas, aunque no participaron en las cintas en exhibición.

El menor número de rentas de alojamiento podría indicar que esas multitudes son más pequeñas, lo cual no necesariamente es algo malo para los organizadores del festival, quienes consideran a esos grupos de personas mencionadas como una distracción de la meta principal del evento, que es la exhibición de cintas.

"Si algunas de esas personas no están aquí, aleluya", dijo la vocera del Sundance, Brooks Addicott.

Los hoteles tratan de subsanar la falta de clientes con ofertas de última hora para llenar sus habitaciones vacías, ofreciendo una noche extra gratis o reduciendo el número de noches mínimas requerido.

"Incluso vi una propiedad anteriormente esta temporada que ofrecía 'contrate seis noches y reciba un par de esquís gratis'", dijo Malone.

Asimismo, hay una menor demanda para espacios donde realizar fiestas, dijo Malone, quien comentó que los organizadores de banquetes le dijeron que sus clientes están invirtiendo ahora menos de lo acostumbrado en sus celebraciones.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes